sábado, 26 de abril de 2014

Vino y Gastronomía : Armonía Ensaimada Formentor y Cava Torelló 225 Brut Nature Gran Reserva.







Mi agradecimiento a la bodega Torelló Llopart y a uno de los obradores y establecimientos más tradicionales de Madrid, Formentor; un elaborador de ensaimadas que ejerce con destreza y buena mano esta labor desde el año 1.956, con sede en la zona de Goya, número siete de la calle General Díaz Porlier.
Formentor ofrece, junto a una amplia colección de estas piezas pasteleras mallorquinas, fieles a la más sabrosa tradición del clásico forn balear; un catálogo de referencias que incluye desde la coca de trempó, a las empanadas de cordero y sobrasada, pasando por petit fours, macarons y cocarrois.
Genial pieza la recibida, con un buen espolvoreo de azúcar glas, con las capas bien trazadas y crujientes, excelente y sensitiva caramelización, greña suelta y como ellos mismos definen vectorial, con el dulzor contenido, el punto de saïm se percibe sin estridencias, como mera intuición del paso por el horno, y el cabello de ángel, nunca más celestial.
Aunque Formentor elabora ensaimadas de muchas clases, es esta, probablemente; la más tradicional, la genuina, la que ha dado fama a este bendito bocado de nuestra repostería por todo el mundo.
Hermoso laberinto visual, gentil alimento lleno de finura, que enamora a golosos y salados, y que a través de sus redondas formas colma de sensaciones a quienes defendemos este desayuno, aperitivo, comida, postre y cena, como uno de los tesoros de la culinaria española.
Formentor, les aseguro; sabe un buen rato de ensaimadas, y ¿que quieren?, ello se nota desde el primer bocado. Para mis lectores del foro, una cita ineludible con el buen gusto. Para el resto, una opción más que indispensable, ya que Formentor hace envios a domicilio.
Para dar mayor gloria al momento, la he armonizado con una cava gran reserva brut nature de la bodega catalana Torelló Llopart bautizado y aclamado con los dígitos 225, que hacen referencia a la capacidad de la barrica en donde se madura el vino a fin de obtener este genial espumoso.
Macabeo, xarel.lo y parellada, con crianza en barricas de roble francés y americano, con un posterior reposo y afinado en botella durante un periodo mínimo de treinta meses.
Selección de frutos procedentes de los viñedos de más edad, media de más de cuarenta años, en su mayor parte pertenecientes a la finca Can Martí.
Copa parada que muestra un fino color amarillo pálido, con algunos reflejos dorados ténues, burbuja fina y con buen y regular despliegue. La nariz comienza atisbando recuerdos de fruta cítrica y blanca, que se ven acompañadas en segunda instancia por matices cremosos, flores blancas, punta de fruta escarchada, especiados muy finos y algunos balsámicos.
La boca arranca con una suprema sensación de fruta, perfecta la traza de acidez, bien delineada la frescura, cremoso alcance del paladar, envolvente gracias en parte a un guiño cítrico que se expresa con longitud, amable en el paso, con textura grasa.
Retronasal que envía recuerdos de manzana, limón, naranja, ligero enfoque almibarado, lácticos marcados, balsámicos y especiados de menor intensidad, con algunas insinuaciones florales y un fondo que me ha recordado a almendras tostadas y pizca de sabrosa salinidad.
Un magnífico cava, que de verdad me ha encantado, y que me parece, posiblemente; el más satisfactorio de cuantos llevo catando en este año 2014.
Lo califico como más que muy recomendable, por su expresión, su equilibrio y su refrescante finura,
Gracias a estos dos elaboradores por su desinteresada colaboración con este espacio divulgador de la cultura gastronómica y vitivinícola. Esta armonía será difícil, muy difícil, de olvidar.



2 comentarios:

  1. Muy de acuerdo con la calidad de las ensaimadas de Formentor. Lo conozco desde que era un niño ( y ahora tengo 51 ) y nunca he dejado de gozar con sus productos.
    El cava, prometo probarlo.

    Javier.

    ResponderEliminar