viernes, 18 de abril de 2014

Pago de Guzque Graciano de Guzque 2006 Selección.


Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega manchega por su desinteresada colaboración con este blog de cultura vitivinícola, mediante el envio de varias muestras de sus referencias, siendo este Graciano de Guzque, la segunda de ellas que me dispongo a comentar tras su pertinente cata.
Maduración durante un periodo de doce meses en barricas de madera nueva de roble francés, previa selección del fruto y vinificado por medios tradicionales.
Debo ser sincero y lo más imparcial posible. Soy un ferviente admirador de las pocas referencias monovarietales existentes en el mercado que tienen a la graciano como enseña. De ello se delata que también soy un fiel seguidor de los graciano riojanos, por ser la denominación española con más referencias en cuanto a esta varietal.
En cuanto a esta muestra enviada por la bodega toledana, debo manifestar que siendo un vino correcto en cuanto a maneras, me ha parecido un tanto corto en los fondos. Y me explico : tiene buena estructura, con un bonito color apicotado intenso y brillante, reflejos grana, manifestando en nariz sensaciones de fruta roja madura, con algunos tonos especiados dulces no muy marcados, señales en el final que recrean naturaleza silvestre. La boca es suave, con la acidez bien delineada, pero incluso menos intensa de lo que esperaba, tratándose de un graciano, hay frescura eso sí, con los taninos marcados y en clave golosa, escenfiica bien la seña frutal. Aunque se nota franqueza varietal, sin embargo lo veo lejos de uno de mis vinos de referencia en cuanto a su condición monovarietal de graciano.
Sobre todo cuando afronta la parte final de la cata, y al menos en esta muestra y añada.
Noto que el vino queda un tanto corto, sin esa prolongación que suele aportar la varietal, cayendo en un silencio, en una huída que evita que las buenas sensaciones se completen.
Su retronasal aporta fruta, con recuerdos de ciruelas rojas y cerezas, algunos tonos de vainilla, y un concepto entre balsámico y silvestre, evocando bosque, maleza, hojas y matorral.
No le he encontrado ese matiz de mineralidad que suele atribuirse al Graciano de Guzque, y siendo sincero, creo que tal vez no sea esta la mejor añada de cuantas esta bodega defiende en el mercado.
¿Podría decir que empieza correcto, avanza bien, pero se queda un tanto corto en el final?.
En cualquier caso y habida cuenta de que es un vino correcto en las formas, lo califico entre aprobado y recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario