Ir al contenido principal

La Bodega de Alboloduy Colección Cristina Calvache Syrah 2008.




labodegadealboloduy.com

Escribir sobre los vinos de esta bodega en la que la familia Calvache ha puesto pasión y trabajo, es siempre un auténtico y sincero honor. Es una lástima, se lo he dicho a Francisco Calvache en alguna ocasión; que me separen unos cuantos kilómetros de esos bellos parajes naturales almerienses, con los viñedos localizados a mil metros de altitud, ya que, creánme; una de mis predilectas asignaturas pendientes a realizar, consiste precisamente en conocerlos in situ. Querer es poder, y en efecto, algún día cargaré mis bartulos de catador y escritor y me dejaré caer por aquellas latitudes. Creo que el proyecto vivo de Francisco y de su hija, la enóloga Cristina Calvache, merecen el esfuerzo de quebrar la distancia, pisando el acelerador.
De este monovarietal de syrah, que ya tuve la suerte de catar en alguna añada anterior; puedo manifestar que deja claro, en cata; su concepto de vino mediterráneo, acreditando un periodo de maduración de doce meses en barricas de madera de roble francés, amplificado en su presente por síntomas inconfundibles de buena lozanía, con la franqueza varietal bien desplegada, mostrando en copa parada un color apicotado intenso con reflejos violáceos. La nariz deja señales claras de fruta roja madura, algunos detalles de segunda instancia que resaltan fragancias de flores rojas y violetas, especiados menos marcados, con balsámicos y tostados suaves, finalizando con un buen punto mineral, que recuerda a lo suelos de composición arenisca, caliza y marga, en donde se asientan las cepas que conceden a los Calvache la fruta madre.
La boca comienza rotunda, un tanto crepitante en cuanto a frescura, meciéndonos en su avance con la seña inconfundible de la fruta, desplegando volumen y buena concentración, manifestando una tanicidad golosa y pulida, ejercitando el paladar gracias a su delirante juventud. Un delirio que conjuga matices frutales, florales y silvestres, dando paso en la retronasal a ciruelas rojas y cerezas, grosellas; con algún atisbo de pimienta negra y tostados, regaliz y alguna nota cremosa menos intensa, percibiendo en su epílogo esa nota sensata y muy sugerente de mineralidad, que alarga las sensaciones del vino en boca.
Altitud no sólo geográfica, también de miras. La syrah de Alboloduy tiene vigor, se muestra diría que incluso salvaje y potente, pero ante todo deja a las claras que tras ella se esconde una acertado criterio de campo y bodega.
Mi calificación para esta añada 2008, entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Con un periodo de entre tres meses y medio año más de guarda en botella, su progresión será óptima.
Como siempre, mi agradecimiento sincero a Francisco y Cristina, por su desinteresada colaboración con mi proyecto divulgador de la cultura vitivinícola.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Bodegas Castillo de Mendoza Chirimendo MC 2017.

Puntos El Alma del Vino... 17’50(20).

Vino elaborado con el legendario método de maceración carbónica de una de mis bodegas predilectas en la denominación de origen Rioja. Base varietal mayoritaria de la casta tempranillo, con un cinco porcentual de viura, tal y como se elaboraba en el pasado en los mejores cónclaves vitivinícolas de la región de los Siete Valles. Fruta toda ella procedente de trabajos de vendimia en parcelas de la propiedad, con utilización de mesa de selección y fermentación de racimos enteros.
En copa parada exhibe un cromatismo violáceo intenso, nariz que percibe recuerdos de fruta roja y negra en sazón, punto aromático goloso y algunas notas de mermeladas. Flores y lavanda, con fondo balsámico pleno y largo, redondeando el perfume.
Boca que abre con mucha sustancia de fruta, línea de frescura con una traza contenida de acidez y un registro que apuntala una retronasal en la que abundan evocaciones de fresas y moras, guiño cítrico no muy marcado, demostrando unión …

Viñas de Piedrahita 760 Sin Sulfitos Añadidos Cosecha 2015.

Puntos El Alma del Vino... 16(20).

Dicen los viejos del lugar que las uvas de Villalba de Rioja tienen un porte especial, de hecho el viñedo de esta zona occidental de Rioja Alta tiene fama de ser junto al de la Sonsierra, uno de los niños bonitos de la denominación de origen de los siete valles.
Los majuelos singulares de la ladera sur de los Montes Obarenes y en este caso la benemérita contribución de uno de ellos, la finca El Escaño de Atamauri, propiedad de Nuria Martinez y trabajada con especial cuidado y detalle por su hermano Gonzalo, se convierten en auténticos templos de la casta tempranillo de Rioja, tal y como ya afirmó en cierta ocasión el gran maestro Manuel Ruiz Hernández, ingeniero agrícola, experto en suelos, incansable investigador y magnífico catador. Suelo, clima y viníferas, no hay criterio más cierto.
Viñas de Piedrahita, proyecto familiar que corre a cuenta de Belén y Curro, elabora este vino tinto en base a un componente varietal mayoritario de tempranillo de Villa…

Champagne Tarlant Zero Brut Nature.

Puntos El Alma del Vino .. 17’50(20).

Segunda de las referencias de las que pude disfrutar en compañía de un reducido grupo de afortunados, durante la reciente visita del Bureau delChampagne en España a la Escuela de Hostelería de Leioa, situada en el campus universitario de Bizkaia. En una cata comandada por el siempre genialJordi Melendo estebrut nature zero demaison Tarlant despuntó por lo que yo considero es una seña de identidad de la mencionada bodega, el músculo de sus referencias.
Los vinos espumosos de Tarlant, al menos los que yo he podido catar hasta el presente, defienden con orgullo una traza de acidez singular, amplia y al tiempo equilibrada, un gesto emocionante en el que la viveza y el nervio se unen para sorprender al paladar, llenándolo de frescura y matices.
Afirmación, firmeza y un clamoroso punto de rotundidad en el avance por boca.
Elaborado a tercios proporcionales con las tres varietales más habituales en la apelación, chardonnay, pinot noir y pinot meunier, usa…