martes, 15 de abril de 2014

Bodegas Urbina Reserva Especial 2004.



Cuarta de las referencias a comentar de cuantas caté durante mi reciente visita a Bodegas Urbina, en esta ocasión un tradicional vino tinto de Rioja, que justifica un aporte mayoritario de tempranillo, con menores proporciones de graciano y mazuelo, acreditando una maduración de veinticuatro meses en barricas de madera de roble francés y americano.
En copa parada deja señas cromáticas rojo picota con reflejos granate, mostrando en nariz recuerdos de fruta roja madura con algunas señas de confitura, pliegue de ebanistería con algunos tostados y especiados dulces, alguna huella balsámica, firme credencial de vino elegante en la fragancia, lacas y barnices, y en menor medida esencias de cacao, estas quedando en segunda línea de escena.
Tiene buena complejidad aromática, que tiene una buena continuidad en su arranque en boca, mostrando un fino punto de dulzor, y enalteciendo con la traza de acidez una viveza amable y domada. Los taninos resultan golosos y pulidos, bien afinados, con un buen tono de volumen, y una estilizada condición vinosa. En su llegada al paladar se marcan algunos atisbos de licorosidad, buena persistencia. La retronasal me habla de fruta roja en confitura, especiados y algún matiz silvestre que se une a señas balsámicas, confiando su hidalguía de Rioja a una traza terciaria, más marcada que en la fase olfativa. Al cacao se le une un punto cafetero, un guiño de caja de puros, con la madera marcando su punto de protagonismo. Buena prolongación. Firme en su llegada final.
Lo califico en esta añada 2004 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Rioja...Rioja.

No hay comentarios:

Publicar un comentario