lunes, 17 de marzo de 2014

Vino y Gastronomía : Armonía Conservas Chanquete Pimientos Verdes rellenos de chanquete salvaje y Dominio de Berzal Maceración Carbónica 2013.





Comienzo esta entrada agradeciendo a las gallegas Conservas Chanquete y a la bodega riojana Dominio de Berzal, su desinteresado envio de muestras al objeto de mi cata, y en este caso además, de mi creación de armonías.
Esta compañía conservera con sede social en la ciudad de Vigo plantea una original creación, utilizando la elaboración artesana y defendiendo una buena calidad no sólo de los pimientos del piquillo, sino también de un relleno a base de chanquete salvaje, siempre cumpliendo los cauces de la pesca sostenible, esto es : mediante la compra de la materia prima a proveedores que certifiquen que no se han usado en las capturas medios que vulneren la normativa aplicable al uso. Incluso se tiene en cuenta la utilización de artes de pesca selectivas.
El resultado son, en el caso que nos ocupa, unos pimientos verdes del piquillo carnosos, plenos en cuanto a textura y sabor, presente el aceite de oliva, con los aphia minuta a la vista en cuanto desmenuzas el relleno, suavidad y equilibrio de sabores, buena cremosidad interior y acertado aporte de una salsa de tomate, que aporta un punto de picante bien integrado, sin resultar excesivo.
Hablando de armonías es este un buen ejemplo, que nos sugiere la grandeza de la huerta navarra, junto a los chanquetes salvajes que desembarcan en los puertos mediterráneos de las Islas Baleares, unos de los pocos admitidos para la captura de este producto del mar, dentro de las normas que marca la Unión Europea.
Perfectos como aperitivo, pero también como un plato de comida ó cena, se presentan en cuatro unidades por lata, y en este caso, habrá otra futura entrada del blog dedicada a los rojos; vienen perfectamente identificados en la parte exterior con un distintivo que dibuja un pimiento verde.
Para darles una efectiva cobertura he elegido esta maceración carbónica en edición de añada 2013 de la bodega Dominio de Berzal.
Un vino tinto que está elaborado con un noventa y dos por ciento de la casta tempranillo, dejando la parte restante para la viura, y fomentando ese tipo de vinos tan nuestros, de Rioja; que siempre defiendo como un gran tesoro a defender y promulgar.
En copa parada me ha ofrecido un color apicotado con reflejos violáceos. Nariz que enlaza con evocaciones de fresas de mata, grosellas y flores rojas, un punto cítrico casi imperceptible.
La boca muestra fruta desde el primer lance, avance resuelto, aporte de buena frescura con una media traza de acidez, no plantea un perfil de densa maceración, y más biena acredita un original punto de fluidez en la textura. Siempre la fruta en primer plano, con la retronasal que habla de fresas, cerezas y grosellas, con pétalos de rosas rojas y un punto que me ha recordado a los tulipanes.
La esencia cítrica se muestra más firme en la retronasal que en la vía aromática.
Lo califico en esta añada 2013 como muy recomendable.
Una sustanciosa unión entre dos productos alimenticios dignos de aplauso.

No hay comentarios:

Publicar un comentario