sábado, 29 de marzo de 2014

Victoria sobre la ignorancia.


http://www.elgranjamon.es/noticias/wp-content/uploads/2010/03/embutido-de-carde%C3%B1a.jpg
No hace ni un mes que la empresa burgalesa Embutidos de Cardeña publicó en las redes sociales un mensaje que a muchos, a ellos seguro que a los que más; nos llenó de orgullo y plena satisfacción. Orgullo de ver como un producto natural, tradicional y muy nuestro como es la morcilla, escalaba posiciones en el mercado internacional abriéndose un espacio en el siempre complejo emplazamiento comercial estadounidense. Satisfacción debida a la afirmación de una  realidad que unos cuantos llevamos tiempo defendiendo, y que no es otra que el gran valor de las redes sociales de cara al negocio y a la venta.  Embutidos de Cardeña y sus morcillas habían logrado entrar en el mercado de los Estados Unidos de América gracias a Twitter. Fui de los primeros en felicitarles.
No hace ni un mes, una publicación especializada en marketing nos contaba como las empresas francesas ya utilizan las redes sociales para aumentar sus ventas y por ende sus beneficios, ante el asombro de algunos españolitos y una nueva satisfacción de quienes llevamos tiempo defendiendo el procedimiento.
No hace ni quince días y a través de un curso rápido de marketing vía internet, comprobé como un sesenta por ciento de los directores de comunicación europeos consultados a tal fin, reconocían haber usado las redes sociales en momentos de crisis para establecer vías satisfactorias de comunicación con sus clientes.
Es curioso que aún conozco gente que en este país llamado España sigue negando la mayor, la evidencia de que los tiempos avanzan y de que cuando uno se queda atrás, termina por no salir en la foto.
Cada vez son más las empresas españolas de alimentación, que se adhieren con cuentas particulares a las redes sociales, dibujando una estela comercial y reconociendo que al pateo callejero, a las visitas físicas a clientes potenciales, se le ha unido el medio de venta efectivo de la comunicación, el contacto y el negocio a través de facebook, twitter ó linkedin.
Por desgracia para ellas, sigue habiendo otras, que pretenden que la publicidad, el marketing, las redes sociales, son una pérdida de tiempo, que los puestos de responsables estructurales de empresa dedicados a estos fines sobran y que la tarea sigue anclada exclusivamente, en la venta puerta a puerta, gastando suela de mocasín.
Somos un país de Bienvenido Mister Marshall, donde la ignorancia es directamente proporcional al tiempo que nos cuesta ponernos al día, siguiendo el efectivo ejemplo de nuestros vecinos cercanos, Francia e Italia, por ejemplo; modelos en cuanto a capacidad de venta y negocio.
Las morcillas de Cardeña creyeron en las redes sociales, los franceses también lo hacen y los directores de comunicación europeos no se han quedado atrás.
Pretender que las redes sociales son sólo para ligar, conocer amigos aficionados a la papiroflexia ó publicar fotografías de la familia reunida en torno a un picnic campestre dominical, es sencillamente un claro ejemplo de como la ignorancia se puede adueñar de la existencia de alguién, ese alguien que cada día que pasa se aleja más y más del escenario real que marca el mercado.
La victoria sobre la ignorancia se basa en sacar conclusiones sobre los hechos objetivos que se nos presentan y emprender las acciones que esas conclusiones recomiendan.
Como dijo el filósofo norteamericano Amos Bronson Alcott la enfermedad del ignorante es ignorar su propia ignorancia, lo cual, a veces y por la fuerza de su insistencia ; le convierte además en un simple necio.
Y revolviendo en los pensamientos del gran Voltaire, ya se sabe : decimos una necedad y a fuerza de repetirla, acabamos creyéndola.


2 comentarios:

  1. ¿Recuerda usted, don Juan, aquella frase de don Miguel, "que inventen ellos"? Pues eso...

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ángel Don Miguel es uno de mis idolatrados En efecto para muchos de los nuestros es mejor que inventen ellos mientras se miran el ombligo y dan lecciones torticeras de lo que desconocen...

      Eliminar