domingo, 2 de marzo de 2014

Vender, vender, vender...


Cuando en los últimos tiempos se mantiene una conversación con cualquier responsable comercial de empresa, surgen las tragedias, los dramas, la trémula sensación de que la crisis está derrotando a los sufridos agentes que a diario tienen que hacer de la calle su campo personal de batalla.
Parece que muchos a estas alturas no han comprendido aún que el mercado está cambiando a pasos acelerados, que ya no es suficiente con el ir y venir en caminatas, viajes y llamadas telefónicas. Que aquellos campos de gloria han dejado paso a nuevas herramientas, que siguen sin utilizarse por parte de algunos muchos, y que empiezan a aprovecharse por otros pocos.
La autovía del mercado, aún necesaria, se está viendo complementada por la autopista de la comunicación, esta misma en la que yo me expreso todos los días, mediante el presente blog y con el uso de las redes sociales.
El abogado austríaco Peter Ferdinand Drucker afirmó : la innovación y el marketing producen resultados, todo lo demás son costes. Detrás de la sentencia de uno de los más reconocidos padres del management, se esconde la amplia realidad que conduce a la solución del problema, que se plantea en la actualidad. Vender es complejo, y tras miles de folios de teoría, hay que defender la práctica a diario. No le digas nunca a un comercial como debe hacer su trabajo, cuando acredita muchos años de dura pelea. En cambio, aportale nuevas ideas, ayudale compartiendo esfuerzos; a sentar el uso de las nuevas herramientas que todos tenemos en plena disposición, para enfocar contactos y clientes, para saber por donde se mueve la competencia, para adornar de modo eficiente su agenda de contactos presentes y potenciales. Vender hoy en día depende no sólo de un precio, también de las características especiales que plantea cada zona geográfica, del poder de la siempre necesaria imaginación, de todo lo que rodea a un producto y una marca, y sin duda; de la utilización efectiva de blog y redes sociales. El enfoque de la estrategia de venta es imprescindible, aunque a veces ni siquiera se tenga en cuenta, y se ejecute de modo inconsciente.
Me consta a título personal que hoy en día no sólo es importante estar bien representado en las redes sociales, sino que además del resto de movimientos orquestados para alcanzar unos objetivos, es de vital importancia para la supervivencia de un negocio defender con uñas y dientes, resultando creativo y convincente; todas las comunicaciones que una empresa emite a través de ellas. Los hay que pierden el tiempo creando cuentas que se convierten en inactivas con el paso de los meses, abundantes por desgracia; los hay que publican a diario obsoletos y frágiles mensajes sin contenidos o con algunos demasiado repetitivos, carentes de la frescura que otorga la variedad y la imaginación; los hay que pretenden vender un servicio cuando en realidad sólo venden humo y los hay que comparten con el público estados de humor a veces grotescos e incluso exagerados.
Llevar un blog y las cuentas de una empresa en las redes sociales no está al alcance de un genio de la informática, cuya labor ya es bastante compleja y árdua como para enlazarla con la creatividad. Tampoco al alcance de alguien que se dedica a llevar el peso de más de veinte cuentas, y termina descafeinando una a una el valor intrínseco de todas ellas.
El apoyo necesario que alguien que realice este trabajo debe dar a la faceta comercial de una bodega, fábrica ó empresa cualquiera que esta sea; debe ser preciso, precioso, cargado de originalidad y sorprendente día a día. Ese ingenio tiene que servir al departamento comercial, estando plenamente en comunicación con él, y debe de enfocarse en criterios de estudios de mercado, de psicología de cara al cliente presente y potencial, atrayendo con viveza y dinamismo, no con aburridos mensajes repetitivos que se limitan a saludar al nuevo día que ha llegado.
De esa conjunción, de esa presencia efectiva y cargada de valor en las redes sociales, surgen ya oportunidades de negocio, que muchas empresas, aún; se niegan en reconocer y defender.
Y no olviden nunca que es insensatez pura hacer la misma cosa del mismo modo y esperar un resultado diferente. Se trata en suma, como dijo el genial Ray Bradbury; de intentarlo y ver si funciona.

No hay comentarios:

Publicar un comentario