miércoles, 26 de marzo de 2014

Bodegas Ortubia 1958 de Ortubia Reserva 2009.


Vino catado durante mi asistencia a la semana de vino de Ollauri, un evento al que asisto año tras año buscando saborear esas buenas sensaciones que las bodegas participantes se empeñan en ofrecernos, para la amplia satisfacción de todos los que hasta allí nos desplazamos.
Una reunión de bodegueros de esa comarca riojalteña que debe ser muy tenida en cuenta por catadores y escritores de vino, pues además de plantear una buena colección de etiquetas, se descubren vinos como el que ocupa el protagonismo de esta entrada de mi blog.
El 1958 de Ortubia en edición reserva 2009 es un buen representante de una de las mejores zonas viticultoras de la tempranillo en Rioja, con frutos desplazados a bodega tras vendimia manual muy selectiva, veintiseis meses acreditados de maduración en barricas nuevas de madera de roble americano y francés.
Copa parada que exhibe un color apicotado de buena intensidad y brillo, con reflejos agranatados. La nariz demuestra unas buenas evocaciones de fruta roja y negra maduras, suave intención sazonada, punto balsámico y matices especiados menos marcados, dejando en el final una fragancia de fina mineralidad. Es amplio desde su arranque en boca, imprimiendo una buena traza de acidez, frescura en el recorrido, con los taninos finos, marcados y apuntando una suave huella de amargor, que aparece integrado en el conjunto y que resulta sabroso. Tiene largura, cierta elegancia, con una retronasal que habla de ciruelas rojas y moras, tono balsámico de regaliz, un guiño de cremosidad, alguna ebanistería y en el final una rica punta mineral que prolonga sus sensaciones.
Un buen vino de Rioja, ampuloso y bien dotado en cuanto a expresión de complejidad.
Tiene vida por delante, aunque en su presente ya lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario