lunes, 3 de marzo de 2014

Bodegas Martínez Lacuesta Campeador Crianza 2010.


Nueva añada del Campeador crianza de Martínez Lacuesta, con referencia a la cosecha 2010.
Pude catarlo durante mi fugaz asistencia al Carnaval del Vino del Hotel Los Agustinos de Haro, al que acudí sin disfraz y con la única idea de probar nuevas añadas.
Proporciones paritarias de tempranillo y garnacha para un vino que acredita dieciseis meses de maduración en barricas nuevas y seminuevas de madera de roble americano, incluyendo tres trasiegas y posterior afinado en botella, antes de su salida al mercado.
Un vino en añada plena en equilibrio, con una presencia en copa parada que esgrime un color rojo apicotado con reflejos grana y violáceos. Nariz que presume de contenido frutal, suave en cuanto a segundas inclinaciones especiadas, algunos tostados no muy marcados, con un final que resalta una huella aromática de balsámica influencia.
La boca encandila, gracias a un perfecto equilibrio en la balanza de dulzor y acidez, perfecto despliegue longitudinal, con volumen y una elegante sensación de terciopelo, con los taninos pulidos y golosos. Tiene un perfecto presente, y un perfil de los de vino fino de Rioja.
Buena nota de persistencia. La retronasal abunda en recuerdos de ciruelas rojas y cerezas, con algunas notas de vainillas, ebanistería menos intensa, con apuntes menos marcados de contenido balsámico y un fondo mineral de menos relevancia.
Una magnífica añada para un clásico de esta bodega centenaria.
Podría ser incluída en el Carmen Campidoctoris, himno latino encargado de ensalzar al Cid Campeador.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario