martes, 18 de marzo de 2014

Bodegas La Val Albariño Sobre Lías 2007.



Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega pontevedresa, acogida a la denominación Rías Baixas, por su desinteresado envio de muestras al objeto de mi cata y análisis personal.
La referencia que ocupa la presente entrada de mi blog es una de esas maravillas que proceden de un mimoso trabajo en bodega, con el proceso de battonage y la afirmación de las lías presidiendo su formación y aportando esa condición aromática irrefrenable y ese punto de frescura en boca y nariz, que convierten al vino en un ente refrescante, pleno en fruta y viveza, crepitante y con algunos puntos minúsculos de carbónico visibles aunque no perceptibles en el avance del vino por boca.
Fernando Bandeira presenta un vino en sociedad, cuyas principales virtudes ya he mencionado, pero que además emociona por su finura, su equilibrio y su amabilidad. No despunta la acidez, que sin duda, está presente. No tiene altibajos, se despliega por nariz y boca con rotundidad, pero también con una más que pragmática clase, vinosidad y efectiva complejidad.
Con una renovacion de lías cada tres años, nos dejamos engalanar con un color que en copa parada muestra tonos amarillos palidos con reflejos verdosos, la nariz se ve gratamente sorprendida por aromas de fruta cítrica, y sensaciones de segunda instancia que traen recuerdos florales y balsámicos. La boca supera a la nariz, con una buena entrada en donde aprecio pulposidad frutal, un punto suave de dulzor, buena traza de acidez que desarrolla frescura, textura untuosa en el recorrido, buena envolvencia. Tiene un nervio indudable, y en la retronasal nos habla de pomelo, flores blancas y amarillas, alguna nota herbácea menos trascendente, con guiños de resinas y eucalipto.
Un gran vino con mucho poso, que en esta añada 2007 califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario