martes, 25 de marzo de 2014

Adega Pedralonga Tinto doUmia 2011.



Mi cordial agradecimiento a Francisco Alfonso Reboreda y familia, por su desinteresado envio de muestras al objeto de mi cata y análisis personal. Comienzo con la presente, correspondiente al Tinto doUmia, en edición de añadaa 2011, una fusión varietal de mencía, caíño y espadeiro, elaborado con frutos procedentes de viñedos asentados en suelos de composición arenosa, elevados terrenos de Val do Umia, acreditando una maduración sobre lías de entre nueve y doce meses, en depósitos de acero inoxidable.
Las uvas amaral (caíño) y torneiro (espadeiro) encauzan la personalidad propia de la mencía, acompañándola en un vino que refleja frescura, buen equilibrio, un perfecto guiño de acidez, con incluso un tono cítrico muy sabroso que se escenifica en boca, dibujando en copa parada un color rojo picota con reflejos grana brillantes y limpios, buena intensidad cromática, con la nariz que exhibe recuerdos de frutos rojos, grosellas y cerezas, con buena galería floral, cierta seña silvestre no demasiado marcada.
La boca abre con una nota de fruta roja fresca, acertada sensación de acidez y frescura, aparecen grosellas en mi mente; paso fluído, sensaciones minerales en la retronasal, que acompañan a la difusión de los frutos y frutas rojas, y que ponen en escena una vino en brillante añada, que sin lugar a dudas me ha encantado.
En una zona como Rías Baixas en la que los tintos no abundan, es este Tinto doUmia un sutil y refrescante estandarte de una atipicidad que a mi juicio merece el juicio de la singularidad. Buen trio de varietales. Lo califico en esta añada 2011 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario