lunes, 3 de marzo de 2014

Abel Mendoza Monge Jarrarte Maceración Carbónica 2013.


Se ha superado el que parecía insuperable. Abel Mendoza presentó su maceración carbónica Jarrarte, en la edición de añada 2013 en la sala de juntas del Ayuntamiento de Ollauri, durante la celebración de la Semana del Vino, y mis impresiones al respecto no pudieron ser más satisfactorias.
Uno de esos vinos que encandilan desde su maravillosa, aunque no siempre reconocida; condición de fermentación de uva entera. Esa fermentación con el mosto del mismo interior del fruto, logra que el presente Jarrarte llene nariz y boca de plena lozanía, una frescura de amplio galope, con evocaciones frutales y florales en una plenitud aromática y gustativa digna de aplauso.
Desde luego Pasteur y Flanzy hubieran gozado con un vino dotado de tanta energía y viveza.
En copa parada muestra un color apicotado de notable intensidad, con reflejos violáceos.
La nariz llega marcando recuerdos de fruta roja, bayas y cerezas; con apuntes balsámicos y sobre todo y en segunda instancia, un marcado repertorio de flores. Amplio en el perfume, explosión real de fragancias.
La boca confirma la nubilidad expresada en la fase nasal, pero con un prodigioso equilibrio, con una frescura que se despliega durante todo el recorrido, llenando la boca de sabor frutal, con perfil pulposo, con el tono de carnosidad justo, meciendo lengua y paladar en un baile de sabor.
Muy sugerente, tiene la envolvencia en su frescura.
La retronasal habla de cerezas y frambuesas, flores de variada definición, con algún punto silvestre menos marcado, balsámicos en menor intensidad. Finaliza con una suave nota de amargor, que se integra en el conjunto y que se ve superado con creces por el dulzor, siempre intenso; de la fruta madre. El tempranillo elevado a los altares por Abel Mendoza.
Memorable añada. La califico como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario