sábado, 22 de febrero de 2014

Weingut Hareter Welschriesling Essenz 2004.



Mi agradecimiento a Mathias y Thomas Hareter, por su desinteresado envio de muestras. Con fecha tres de noviembre de 2012, publiqué en este blog una entrada correspondiente al Chronos 2006, con las varietales zweigelt y blaufränkisch bien fusionadas, con perfil de vino tinto ligero, pero dotado de buenas dosis de equilibrio y estructura.
En esta oportunidad, es un Essenz quien protagoniza la entrada del blog, un vino dulce equilibrado, sabroso, de los que hacen salivar y piden más de una copa, elaborado con la varietal welschriesling, conocida también como riesling italico, grasêvina y laski rizling, nada que ver con la casta más conocida por nuestras latitudes, bautizada como riesling.
Concepto bio de viticultura, que acredita a esta bodega como un estandarte del Burgenland en cuanto a vinos naturales.
Los viñedos en propiedad de los Hareter están asentados en suelos oscuros con alguna proporción de grava, se realiza vendimia manual con selección del fruto, usando para su vinificado barricas nuevas de madera de roble.
Es un vino que presenta en copa parada un tono amarillo dorado intenso, con algunos reflejos oscuros. Nariz de mucha entidad frutal, dando señas de melocotón de viña, mango y algunos ahumados y lácticos suaves, que dejan paso en el cierre aromático a flores blancas y un arco más amplio de frutas navideñas, orejones y dátiles.
Carnoso y pulposo durante su golosa entrada en boca, aportando calidez y frescura a partes iguales, pero predominando al fin, una rica traza de acidez, con el enfoque frutoso del arranque mandando y protagonizando el recorrido, con glicérica condición y un concepto vinoso, que definiría como exuberante. Pleno, elegante, afinado. Hace salivar, dando una prolongación digna de aplauso.
Dulce pero equilibrado, te puedes beber la botella en buena compañía y en pocos minutos, copa a copa. Retronasal que marca el melocotón, albaricoque, lichis y mango, con sensaciones florales menos marcadas, cremosidad, confitura y melosidad comedidas. Amplio y muy sabroso.
Lo califico en esta añada 2004 como más que muy recomendable. Tiene vida por delante.
Propia e indisoluble identidad de la welschriesling, frente a las apariencias de otros vinos dulces más recargados y empapados de azúcares.
Recurriendo al racionalismo y al concepto de esencia de esta corriente filosófica, diría que, en efecto; no necesita de otra cosa para existir.


No hay comentarios:

Publicar un comentario