miércoles, 5 de febrero de 2014

Páramo de Guzmán Raíz de 2006.


Mi sincero agradecimiento a los responsables de la bodega burgalesa Páramo de Guzmán por el desinteresado envio de esta muestra de su referencia Raíz de Guzmán, en edición de añada 2006, vino elaborado con la casta tempranillo, acreditando una maduración en barricas de madera nueva de roble francés por un periodo de diecisiete meses, con un plus adicional de afinado en botella de dieciocho meses más, antes de su salida al mercado.
Primero debo manifestar que no me ha parecido un vino de una añada 2006, ya que se muestra fresco, con poca progresión y con una lozanía y vida por delante dignas de aplauso.
He catado vinos de añadas posteriores, que han dejado sello de más cansancio que el presente, y desde luego a ciegas, nunca hubiera dicho que es un vino de una cosecha tan lejana. Tal vez hubiese apostado por una añada 2009, tanto por presencia cromática como por sus aromas y avance por boca.
Dicho esto, el vino se presenta en copa parada con un color apicotado intenso con reflejos púrpura e incipientes agranatados. La nariz se ve poblada de buen aporte de frutas rojas y negras maduras, especiados y matices silvestres ligeros, alguna condición balsámica, y un punto láctico.
No expresa perfume de mineralidad, el cuál sí estará presente en la fase del retrogusto.
La boca comienza con un buen sello de dulzor, buena traza de acidez, desplegando frescura en el avance, taninos golosos y marcados, con una nota de fina astringencia, que se imprime en mis encías, curioso que una añada 2006 muestre aún esta seña, que me ha resultado agradable e incluso elegante.
Puede que no sea un vino con una añada excesiva en cuanto a concentración vinosa, y sin embargo, me ha parecido uno de esos vinos que invita a una copa tras otra.
Buena persistencia, con equilibrio.
La retronasal envía recuerdos de arándanos y ciruelas rojas, regaliz y suave cremosidad, y aqui, y por fin; esa mineralidad de la que el vino hace gala con una generosa condición terrosa y salina.
Largo, amable y poblado de viveza.
Un vino que me ha encandilado por su indudable personalidad, y que califico en esta añada 2006 como muy recomendable.

2 comentarios:

  1. Un gran vino, totalmente de acuerdo en que parece un vino de una añada posterior, y aún le quedan años ! ;)

    ResponderEliminar
  2. Me alegro de contrastarlo contigo Gracias Un abrazo

    ResponderEliminar