martes, 25 de febrero de 2014

La Vinyeta Puntiapart 2011.


Mi agradecimiento a los responsables de La Vinyeta, por su desinteresada y amable colaboración con este espacio de cultura vitivinícola, mediante el envio de varias muestras de sus principales referencias. Habiendo publicado el pasado diez de febrero mi crónica de cata del vino La Musa, en edición de añada 2011, en una armonía con calçots de la IGP Valls; en el día de hoy me dispongo a comentar mis impresiones sobre este Puntiapart, también en edición de añada 2011.
Cabernet sauvignon y samsó, acreditando una maduración en barricas de madera de roble húngaro, francés y rumano, de segundo uso; por un periodo de trece meses.
En copa parada muestra un color apicotado de notable intensidad, con reflejos grana y purpúreos.
La nariz ofrece un buen repertorio de fruta, negra y roja maduras, con algunas señas tostadas y ahumadas, especiados ligeros, y un fondo que deja sensaciones aromáticas más bien terciarias, aunque de momento les doy más categoría de insinuaciones.
La boca arranca con buena concentración de fruta, amplia y sugerente, con una traza de acidez que se despliega en progresión, los taninos se muestran orgullosos, golosos y fundentes, con una seña de pulposidad que llena la boca. Muy buena persistencia, con la retronasal hablando de moras y frambuesas, una huella de cremosidad, ahumados y especiados, finalizando con una evocación de mineralidad, que en la vía nasal no he percibido. La retronasal aparece más lozana que la nasal, ya que no se percibe la misma sensación terciaria.
Un vino al que creo, le queda un tiempo de guarda responsable en botella, antes de expresar con rotundidad todo a lo que puede llegar. Será más intenso a partir de seis u ocho meses más y en adelante.
En su presente lo califico como muy recomendable, pero a buen seguro subirá peldaños en la escalera de la gloria vinosa, esa misma que muchos disfrutamos subiendo, en mi caso, casi a diario.


No hay comentarios:

Publicar un comentario