domingo, 16 de febrero de 2014

Ferré i Catasús Cap de Trons 2012.



Tenemos los catadores y escritores de vino, a veces; algunas asignaturas pendientes con ciertos vinos, que en algunas añadas no terminan de satisfacer nuestras espectativas personales. Es mi caso con este Cap de Trons, referencia de la bodega del Alto Penedés, Ferré i Catasus, que en su versión de añada 2011 no terminó de encajarme, tal y como escribí en una entrada de este blog, correspondiente al doce de setiembre de 2012. Ello me valió un comentario crítico, discrepante, en el sentido de valorar por parte de un visitante anónimo, que su cata y la mía no se parecían, y que no estaba de acuerdo en el sentido de mis palabras. Por supuesto, y sirve esto de precedente, admito en mi blog, todas las ideas y aportaciones que se realizan sobre cualquiera de los vinos que publico. No hace falta ni decirlo.
Esta edición de añada 2012 me ha resultado muy distinta a aquella. Más frutal, más fresca e intensa. Agradezco a los responsables de esta bodega catalana, su desinteresada colaboración con mi proyecto divulgador de la cultura vitivinícola, mediante el envio de algunas de sus referencias.
Dicho lo cuál, debo mencionar a los enólogos Josep María Vernet y Nuria Alayo, como responsables directos del vino, y de esta bodega, que fundada en el año 2001, dispone de cuarenta y una hectáreas de viñedo en propiedad.
Estamos delante de un vino tinto, fundamentado en las castas varietales syrah, cabernet sauvignon y merlot, con perfil de juventud vinosa, amparando en copa parada un color apicotado de cierta intensidad y reflejos violáceos.
Nariz con amplitud de sensaciones frutales, cerezas y frambuesas, dejando en segunda instancia motivos florales rojos y violetas, punto balsámico no demasiado prolongado en la aromática, deslizando ya al final un recuerdo de eucalipto.
La boca es carnosa, con la pulpa de la fruta por bandera, muy buena traza de acidez, con la frescura en primer plano, dejando antes de percibir el retrogusto, matices de buena envolvencia. Prolongado, con un epílogo en el que apunto evocaciones de cerezas y ciruelas rojas, apuntes balsámicos y menos tonos florales, que los desplegados en nariz.
Un vino joven y franco, consistente y rotundo en su carácter frutal.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario