martes, 25 de febrero de 2014

Dominio de Berzal Crianza 2010.



Agradezco a la familia Berzal su desinteresada colaboración con este espacio de cultura vitivinícola, mediante el envio de varias muestras de sus referencias, una de las cuáles, este crianza en edición de añada 2010, me dispongo a comentar en esta entrada del blog, tras haber procedido a su cata y análisis personal.
Noventa y cinco por ciento de la varietal tempranillo, y un cinco por ciento de graciano, forman la base frutal de este vino, que acredita en su proceso de vinificado, una maduración de doce meses en barricas de madera de roble americano, al sesenta por ciento, y de roble francés, al cuarenta restante.
En copa parada exhibe un color apicotado con reflejos violáceos.
La nariz envía recuerdos de fruta negra madura, puntos lácticos y especiados finos, con alguna insinuación torrefacta y un punto mineral, este no excesivo.
La boca es sabrosa desde la entrada, con buen dulzor y una sensación de acidez que se despliega en el avance, aportando buena frescura. Taninos golosos y pulidos, con expresión de persistencia plena, matizando una intuición personal de muy buena extracción.
La retronasal habla de moras y ciruelas negras, con alguna seña de vainilla. Nota de cremosidad, apunte balsámico. En el epílogo hay un punto de fino amargor que evoca mineralidad, y que a mi me ha evocado un guiño de grafito.
Un estimado crianza de Rioja, que en esta añada 2010, califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario