martes, 25 de febrero de 2014

Domaine Lucien Crochet Le Chêne Marchand 2011.


Con fecha treinta y uno de agosto de 2013, aparece en una de las entradas de este blog, mi crónica de cata del vino básico de este dominio vitivinícola acogido a la apelación Sancerre, con la varietal sauvignon blanc bien planteada, sin madera de por medio, al que concedí la calificación de entre muy recomendable y más que muy recomendable.
La Chêne Marchand en edición de añada 2011, idéntica cosecha del vino antes mencionado; con la misma filosofía de lutte raisonée, que Lucien Crochet respeta con mimo y firme pulso.
Los frutos procedentes de la parcela denominada Le Chêne Marchand, proceden de viñas asentadas sobre suelos de composición calcárea, con cantos rodados en superficie. En principio, entiendo que estoy delante de un vino con personalidad de terroir más marcada que su antecesor, más carácter mineral, sin aporte de madera, acreditando una fermentación en depósitos de acero inoxidable, con un periodo de estancia con sus lías de entre diez y once meses.
En copa parada muestra un color amarillo pálido con reflejos verdosos. Nariz que aporta sensaciones de fruta blanca sin hueso, flores blancas y un sugerente matiz de piedra húmeda y terrosidad.
Boca fantástica desde su arranque, evidencia un perfecto equilibrio entre el dulzor y la acidez, la fruta predominando,  textura untuosa y elegante, prolongado en su despliegue. Hay pulpa, hay buenas maneras, con una traza de persistencia amplia. La retronasal me envía sensaciones de manzana verde y limón, con algunas notas florales y un cierto guiño balsámico, no presente en la vía nasal; cerrando la escena con ese intenso tono de piedra, cuarzo y tierra, muy mineral.
Una gran añada para un vino blanco de Sancerre, digno de aplauso.
Uno de los mejores de cuantos pude catar en Vinexpo 2013.
Lo califico como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario