domingo, 9 de febrero de 2014

Coll de Roses Tinto 2012.


Mi agradecimiento cordial a los responsables de esta bodega catalana, acogida a la denominación Empordá, por su desinteresada colaboración con mi blog de cultura vitivinícola, mediante el envio de varias muestras de sus referencias, una de las cuales, este Coll de Roses tinto, en edición de añada 2012, me dispongo a comentar, tras su pertinente cata y análisis.
Ochenta y cinco por ciento garnacha y quince por ciento cabernet sauvignon dan forma a este vino, con frutos procedentes de la zona de Mas Buscá, vides de veinte años de edad. Tras la vendimia, se encuban las uvas, procediendo a un macerado prefermentativo, incluídas pieles.
Fermentación alcohólica y maloláctica posterior en depósitos de acero inoxidable.
Paso a barricas de madera de roble francés de doscientos veinticinco litros, donde madura durante un periodo de seis meses.
En copa parada muestra un color apicotado de notable intensidad, con reflejos purpúreos.
Nariz de buena complejidad, exhibiendo recuerdos de fruta roja y negra maduras, con un tono de confitura, algunas señas florales menos marcadas y un punto final balsámico.
La boca es sabrosa desde el arranque, con un goloso punto de fruta, despliegue de acidez y frescura, amplio en el avance, con los taninos finos y pulidos, marcando envolvencia, sedosidad.
Buena señal de persistencia, con la retronasal que envía recuerdos plenos de arándanos y frambuesas, cerezas maduras, con suave guiño cremoso, regaliz y notas florales. En el final exhibe un suculento punto de amargor, no muy intenso, pero bien definido.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario