sábado, 22 de febrero de 2014

Bodegas y Viñedos Vega Sicilia Tinto "Valbuena" Quinto Año Cosecha 1994.


Botella regalo de una amiga, que aproveché para compartir con mi familia durante la pasada Navidad.
La gran duda en estos casos. ¿Se habrá conservado bien, estará aún en forma el contenido?.
Desde mi recepción del regalo, desde luego la botella ha permanecido en plenas condiciones de conservación, nada que objetarme en ese sentido.
He decantado el vino, para obtener garantías de mayor plenitud.
La tinta fina, tempranillo; en toda su extensión, con un proceso de vinificado que comprende despalillado, con maceración a temperatura controlada, fermentación alcohólica en madera y acero inoxidable, con maloláctica posterior en tinas de madera. Crianza en barricas de madera de roble americano, al sesenta por ciento; y francés, al cuarenta.
En copa parada exhibe un color rubídeo con reflejos teja, se nota en su gama cromática el paso venerable del tiempo. Nariz que comienza con guindas licorosas y ciruelas rojas, punto especiado muy seguido, con recuerdos de cuero y tabaco, un guiño tostado, sucendiendo a continuación un recuerdo animal y de cuadra limpia. Tiene la ancianidad reflejada en el perfume, pero con el paso de los segundos, es la fruta roja madura licorosa y algo confitada, la que comienza a levantar la cabeza, mandando los testigos aromáticos influídos por la madera, a un segundo e incluso tercer término.
El carácter especiado da puntos de canela y pimienta.
La boca escenifica en el arranque puntos de dulzor y licorosidad. la acidez viva y aportando frescura, los taninos golosos y pulidos, avance que puebla la boca de sedosidad, golpe de calidez en el paladar, por momentos recuerda a un brandy, salvando las distancias lógicas, claro está.
Buena persistencia, elegante.
La retronasal marca evocaciones de ciruelas rojas, punto de mermelada; con canela y pimienta, tostados, ahumados y cierta cremosidad envolvente, cuero usado y tabaco, con menor sensación animal que en la aromática.
Final que aporta un punto de salinidad, breve, pero presente.
Un vino que mantiene su personalidad, anciana y noble; que con decantado y tiempo de reflexión, da plena satisfacción. Puede que a esta botella, no le quedara demasiada vida por delante, pero mi gozo es haberla descorchado en el momento idóneo.
Lo califico en esta botella, y en esta edición de añada 1994, entre muy recomendable y más que muy recomendable.
No dejes para mañana, lo que puedas hacer hoy...

No hay comentarios:

Publicar un comentario