sábado, 25 de enero de 2014

Pagos de Leza Penumbra Tinto 2012.



Tras una botella plena en cuanto a diseño, se esconden a veces sorpresas que van más allá del simple elogio estético. Es el caso de este Penumbra tinto, un vino que en edición de añada 2012, me fue presentado durante mi intervención en el programa Ser de Vinos, que la emisora de esta cadena en Haro, dirigida con pulso firme y buenas ganas de agradar al oyente, por Rafael Martínez, comparte a través de las ondas con toda la comunidad riojana los sábados al mediodía.
Lo que se esconde tras esta penumbra vinosa es la sabiduría de una familia, los Santamaría; que lleva años trabajando y elaborando, y cuya actual representante, Gloria; estuvo en el mencionado programa radiofónico compartiendo con todos nosotros el entusiasmo y la pasión que desprende un proyecto como el de Pagos de Leza, coqueto buque insignia de la familia.
También se esconde tras esta penumbra, una original iniciativa de turismo enológico, ya que el vino que protagoniza esta entrada de mi blog, procede de un vendimia nocturna en donde los invitados de la bodega se colocan frente al viñedo dispuestos a efectuar las preceptivas tareas con las que acarrear el fruto con el que elaborar el vino, una vendimia nocturna que sirve como lanzadera para averiguar in situ, que una botella de vino encierra algo más que el líquido elemento, trabajo, pasión y una historia personal.
Catamos el vino durante el programa, con un Jose Uriszar esplendoroso como siempre, haciendo de la evocación un arte, una lección de concentración y buen tino.
La tempranillo emergiendo firme y segura, dando suficiente prueba de frescor frutal y equilibrio, consistente y sabrosa.
En copa parada color apicotado oscuro con reflejos púrpura, nariz emblemática en donde hay notas de fruta roja y negra maduras, puntos balsámicos y florales, una suave nota de salinidad, buen perfume que se despliega con notable intensidad.
Boca sabrosa, de las que piden una copa y otra, con la fruta predominando en todo momento, densidad y largura, una acidez en seña media que logra estirar las sensaciones hasta el final, volumen y concentración vinosa. La retronasal ahonda en la expresión de la vía aromática, con puntos de cerezas, fresones y frambuesas, pétalos de flores violeta, guiño balsámico y un más disimulable tono herbáceo.
En resumen, durante el programa me bebí dos copas y quedé en la retaguardia, buscando una tercera.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Vivan fruta y maceración...

No hay comentarios:

Publicar un comentario