sábado, 11 de enero de 2014

Gerardo Cesari Bosan Amarone della Valpolicella 2005.


Vino catado durante mi estancia en la feria bordelesa Vinexpo, en su edición 2013.
Un Amarone della Valpolicella, con Franco Cesari como enólogo responsable, y una conjunción varietal de corvina al ochenta por ciento, y rondinella, al veinte restante.
Los frutos con los que se elabora este vino se secan durante un periodo de tres a cuatro meses, usando el método fruittai, procediendo después a una maceración con hollejos y pieles, para localizarlos después en depósitos de acero inoxidable, pasando a continuación a la maloláctica.
Crianza de tres años en barricas de madera de roble esloveno y francés, para permanecer afinándose en botella durante entre doce y quince meses, antes de salir al mercado.
Bonita estampa, oscura y densa; en copa parada. Apicotado con reflejos violáceos.
Nariz que envía recuerdos plenos de fruta roja y negra maduras, especiados dulces y tonos que recuerdan cacao y cremosidad. Largo y profundo en boca, comienza con notas de dulzor frutal, potencia e intensidad en el avance, media alta nota de acidez, con los taninos firmes y golosos, magnífica seña de persistencia. Tiene músculo, y aporta una ducha de fruta en su contacto con el paladar. La retronasal apunta sensaciones que recuerdan a moras de mata, frambuesas, con vainillas y un fino guiño de nuez moscada y pimienta negra. Buena cremosidad, pastel de chocolate y tiramisú.
Prolongado, con un final que aporta cierta nota de sugerente amargor, no muy marcado.
Lo califico en esta añada 2005 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Un gran ejemplo de amarone.

No hay comentarios:

Publicar un comentario