viernes, 10 de enero de 2014

Château La Couspaude Grand Cru Classé 2009.



Mi sincero agradecimiento a los responsables de Vignobles Aubert por su desinteresada contribución con mi proyecto divulgador de la cultura vitivinícola, representado en este blog y en todas las actividades que le rodean, y de las que en algún momento, escribiré un artículo, para el conocimiento real de mis lectores habituales.
Dentro de las referencias de Vignobles Aubert se encuentra este Grand Cru Classé de la apelación Saint Emilion, en edición de añada 2009, correspondiente al coqueto Château La Couspaude, cuyas figuras de bronce del patio delantero del edificio principal, tuve la suerte de admirar durante mi primera visita a Primeurs de Burdeos. También, obvio; pude visitar una parte del interior de la bodega, en donde en compañía de mis colegas de cata, disfrutamos de los Saint Emilion presentes.
Siete hectáreas de viñedo en propiedad contemplan el crédito de Château La Couspaude, con una proporción mayoritaria de la varietal merlot, setenta y cinco por ciento; veinte por ciento de cabernet franc y cinco por ciento de cabernet sauvignon, con una edad media de las viñas de treinta años.
El vino principal de La Couspaude acredita una maduración en barricas de madera nueva de roble francés, durante un periodo de entre dieciocho y veinte meses.
La proporción varietal tiene una base mayoritaria de merlot, con las dos cabernet escoltando en menor medida.
En copa parada muestra un color apicotado de notable intensidad, con reflejos grana y violáceos.
Nariz de buen empaque aromático, evocando matices de frutos rojos y negros maduros, balsámicos y lácticos en segunda instancia, especiados dulces bien marcados, en el fondo del perfume domina la fruta, sin descuidar; ya en una segunda aproximación, algunos adicionales puntos florales.
La boca supera a la fase nasal, amplia y con un equilibrio privilegiado, la traza de acidez se expresa con buena longitud, el paladar agradece un precioso aporte de fruta, con los taninos que se abren con nervio, potentes pero bien afinados, depurados e integrados.
La seña de persistencia es amplia, con longitud e intensidad.
Retronasal que se abre con ciruelas negras, arándanos y frambuesas, plena segunda fila de vainilla y cremas, por momentos me ha evocado una mezcla entre biscuit á la cuillére y gàteau aux amandes et cerises. Notas de regaliz y flores rojas y violetas, junto a puntos ahumados y de fina ebanistería.
Un vino que regala un final de comedida nota salina, y magnífica sustancia dulce y frutal.
Prolongado en sensaciones, muy buena añada.
La califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario