jueves, 2 de enero de 2014

Champagne Billecart-Salmon Brut Rosé.




Mi agradecimiento a los responsables de esta bodega champanera francesa por su envio desinteresado de esta muestra de su Brut Rosé, al objeto de mi cata y análisis personal.
Estamos delante de una fusión varietal de chardonnay, al cuarenta por ciento; pinot noir, en idéntica proporción; y pinot meunier en la parte restante, con una crianza de treinta y seis meses en rimas.
Billecart-Salmon fue fundada en el año 1818 en base al matrimonio entre François Nicolas Billecart y Elisabeth Salmon y presume de referencias elegantes, plenas de vinosidad, equilibradas y con una traza estética digna de elogio.
En concreto, y en lo que hace referencia a este brut rosé, se presenta en copa parada con un tono rosa salmón con reflejos cobrizos. Nariz muy sensual, marcando aromas evocadores de cítricos, pétalos de rosa y finos tonos pasteleros, alguna cremosidad. Es uno de esos champañas ante los que merece detener el tiempo, buscando y retozando con la nariz en la copa, ya que aporta complejidad progresiva. De hecho, y en una segunda aproximación, percibo sensaciones de naranja y pain perdu, tarta tatín de fruta blanca, flores rojas, y en el fondo un tono completo de frutos rojos.
Esbelto en boca, aportando viveza y elegancia, con un avance en donde la acidez se despliega en la justa medida, carbónico muy bien integrado en el conjunto, suave aunque con un perfil de exquisita vinosidad, con largura, envolvente y con un guiño de sutil amargor que prolonga su expresión.
Retronasal que marca cerezas y grosellas, piel de naranja, pétalos de flores rojas, repostería y cereales. Buena traza de cremosidad.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario