lunes, 13 de enero de 2014

Bodegas Montebaco Crianza 2010.



Segunda vez que esta bodega acogida a la denominación Ribera del Duero y localizada entre los municipios de Valbuena de Duero y Pesquera de Duero, siempre de modo desinteresado, como ya es norma habitual en este blog de cultura vitivinícola.
Se trata de un monovarietal de tinta fina, acreditando un periodo de catorce meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano.
El enólogo César Muñoz al frente de su elaboración.
Magnífica estampa en copa parada, color rojo apicotado con reflejos púrpura.
Nariz que muestra sensaciones de fruta negra madura, intenso en despliegue aromático, con una segunda traza en el perfume que envía recuerdos ahumados, de tabaco y puntas de cremosidad procedentes de la madera. Un vino que, en nariz; es pura expresión.
La boca arranca con densidad, buena concentración, mandando la fruta a cada paso, profundo en el avance, muy buena sensación de acidez, los taninos golosos y fundentes, consistentes.
Bien armado, con un perfil de redondez vinosa, responde a una magnífica extracción, que sin lugar a dudas se deja notar. Prolongado, con una persistencia llena de encanto y una compleja retronasal que apunta moras y frambuesas, notas golosas; dejando un amplio marco para segundas lineas lacticas, balsámicas y en donde adivino un final que repite evocadores apuntes de hojas de tabaco.
Una gran añada de Ribera del Duero que califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.


No hay comentarios:

Publicar un comentario