domingo, 26 de enero de 2014

Bodegas Lagar de Costa Albariño 2012.



Muestra enviada de modo desinteresado por los responsables de esta bodega gallega, para mi cata y análisis personal, hecho que agradezco de modo muy sincero.
Dominio vitivinícola familiar, enclavado en la parroquía de Castrelo, frente a la legendaria isla de A Toxa, defendiendo seis hectáreas de viñedo en propiedad, con viñas de más de cincuenta años, asentadas en suelos de composición franco arenosa.
La albariño desplegada con personalidad y suavidad, desfangado estático en frío durante dos días, fermentación con control de temperatura en acero inoxidable, malolactica al treinta por ciento, y crianza sobre lías durante un periodo de tres meses. Afinado de dos meses adicionales en botella, antes de salir al mercado.
Es un vino que muestra en copa parada un color amarillo pálido con reflejos verdosos.
Nariz que llega poblada de matices de fruta cítrica, pomelo; esbozando un buen compendio de cesta de frutas en una segunda aproximación. Despliega después sensaciones aromáticas florales, junto alguna huella balsámica de menor recorrido.
Equilibrio en el perfume.
En cualquier caso, es su entrada en boca la que enamora, tiene fruta sustanciosa, con punta de dulzor, parece que quiere incentivar el mascado de ciruelas claudia, piña, pomelo y albaricoque, sabroso en el avance, con una traza de acidez comedida pero presente, que le concede una sugestiva dosis de frescor. Prolongado, con cierta sensación untuosa, aparece pleno en el alcance del paladar.
Exhibe profundidad.
En su vía retronasal hay mucha complejidad de fruta, ampliando sensaciones cítricas, a tropicales, piña y lichis; manifestando mayor intención balsámica que en la apreciación nasal, y un punto de fino amargor final que prolonga sus sensaciones.
Un gran vino, en magnífica añada.
Lo califico entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario