viernes, 27 de diciembre de 2013

Tenuta Olim Baudá Gavi 2012.


Agradezco a los responsables de esta bodega italiana su envio desinteresado de muestras, siendo este monovarietal de la casta cortese, la segunda de las referencias recibidas que me dispongo a comentar, tras su cata pertinente.
Frutos procedentes de viñedos localizados a trescientos metros del altitud, fermentado en depósitos de acero inoxidable, acreditando una maceración con sus pieles anterior.
Presenta en copa parada un color amarillo pálido con reflejos verdosos, nariz de buena estructura aromática. Se abre con señas ahumadas que van dejando paso a ciruelas claudia maduras, manzana y pera de agua, puntos suaves de fruta tropical, flores blancas y amarillas, y un final ligeramente herbáceo.
La boca arranca con buena nota de dulzor frutal, fino en el avance, acidez y buena frescura, señas lácticas en el contacto con el paladar. Tiene viveza y buena prolongación.
Envolvente y equilibrado, con la retronasal que habla de fruta cítrica, blanca sin y con hueso, una débil nota láctica y balsámica, esta última no aparecida en la vía nasal; y finalizando con sensuales puntos florales.
Un gran vino que califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario