domingo, 15 de diciembre de 2013

Château Flaunys 2011.


Vino catado durante mi pasada asistencia a la feria bordelesa Vinexpo 2013.
Si tenemos en cuenta que Flaunys en gaélico significa paraiso, y que es el término que da nombre a este dominio vitivinícola enclavado en la apelación Montagne Saint-Emilion, podemos creer en principio en un vino, que sólo por su mención, debiera evocarnos la belleza y probablemente la naturaleza.
El cáliz que ocupa la parte central de la etiqueta es una réplica de un fresco que se exhibe en la iglesia de Saint Emilion, y la verdad añade un detalle más de buen gusto a la imagen del vino.
Con doce meses de maduración en barricas de madera de roble francés, estamos delante de un monovarietal de merlot, firme, franco y pleno en cuanto a potencial, al menos en lo que se refiere a esta añada 2011. Me ha dado sensaciones de vino lozano, robusto, al que aún le queda un tiempo de afinado para comenzar a expresar todo aquellos que uno espera de un monovarietal de esta casta.
En copa parada exhibe un color apicotado intenso y brillante, con reflejos purpúreos.
Nariz golosa, con evocaciones de fruta negra madura, balsámicos y flores violeta, alguna seña que me ha recordado a la tinta china.
Buena entrada en boca, como un caballo trotón, nervio y lucimiento, implacable vinosidad, taninos alzados y con un punto de amargor, llena el paladar de buena fruta.
Le queda recorrido de afinado, y aún así, lo veo como un vino a seguir de cerca en su progresión.
Retronasal que abarca frutos rojos y negros maduros, señales de regaliz y vainillas, con el final que deja una sugestiva nota de amargor.
Lo califico de momento, como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario