sábado, 28 de diciembre de 2013

Armonías : Cropwell Bishop Blue Stilton Cheese y Bodega Sánchez Romate Hermanos Old & Plus PX Vors.






Una de esas armonías gloriosas, sugerida gracias a la amabilidad de la bodega jerezana Sánchez Romate Hermanos y a la de la quesería de Nottingham Cropwell Bishop, ambas colaborando de modo desinteresado, mediante el envio de sus referencias; con este blog divulgador de la cultura gastronómica y vitivinícola.
El Blue Stilton, queso azul inglés; pleno en sabor, cremoso, fiel y sincero heredero de la artesana manufactura de su primer documentado elaborador, Cooper Thornhill, que fuera propietario del establecimiento Bell Inn, en la localidad de Stilton, y que curiosamente pasó durante muchos años por ser su primer elaborador, hasta que se supo que realmente adquirió el supuesto primer Blue Stilton a la esposa de Frances Pawlett, ocultando este detalle y afirmando que era creación propia. Con sus venas azules de moho, base de leche de vaca Holstein, fermentada con cultivos de penicillium, corteza exenta de grietas, con una forma cilíndrica y un peso siempre de ocho kilos. Sensaciones dulces y picantes bailando al compás de la crema, fondo que envía sencillas evocaciones de frutos secos, amplitud y buena largura, constante en su avance, firme en suavidad, pero intenso en su despliegue.
Un queso Blue Stilton, este de Cropwell Bishop; sabroso, con la justa medida punzante, con el nivel graso compensado, mantecoso y amable en el avance, pleno en concepto láctico, equilibrado y presentado en una porción del total de ocho kilos.
Ha armonizado de mil amores con el PX de Sánchez Romate Hermanos, vino de uva asoleada, madurado según el tradicional sistema de soleras, con un elegante color caoba intenso y oscuro en copa parada, reflejos ambarinos, nariz que aporta recuerdos de almendras, frutas dulces de Navidad, mermelada de higos, caramelos de café con leche, recuerdos de fina ebanistería, algunos puntos especiados ligeros.
La boca tiene un arranque en plenitud, densidad y untuosidad en el avance, salinidad cuando el vino alcanza el paladar, un sabroso punto que equilibra la balanza, señas de identidad de Jerez.
Emblemática seña de persistencia, firme retronasal que abunda en nueces, almendras, melosidad, orejones y dátiles, con cítricos escarchados, café y flan de caramelo.
Largo, denso y lleno de sapidez.
Lo califico como más que muy recomendable.
Con el Blue Stilton de Cropwell Bishop forma un tándem, capaz de enamorar los más exigentes paladares.
Una gran pareja de baile gastronómico, sin duda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario