viernes, 22 de noviembre de 2013

Marqués de Griñón Emeritus 2008.


Vino catado durante mi asistencia a la feria bordelesa Vinexpo en su edición 2013.
Despalillado de grano y maceración en frío durante un periodo de entre cuatro y cinco semanas, fermentado con control de temperatura y maduración en barricas de madera de roble francés Allier, nuevas y seminuevas, por un periodo de veinticuatro meses.
Castas varietales syrah, cabernet sauvignon y petit verdot.
En copa parada muestra un color apicotado oscuro con reflejos púrpura, nariz en donde encuentro evocaciones de frutos negros maduros, con algún matiz balsámico no muy marcado y un final bien marcado que aporta tonos minerales.
La boca es plena, despliega una seña larga de acidez, la fruta siempre preponderante, con la madera en segunda línea, taninos un tanto gruesos, aún alzados; nota de astringencia. Necesita más tiempo de guarda, afinado. Buena persistencia, con la retronasal que incide en señas de arándanos, vainillas, regaliz, con un final que aporta recuerdos de terrosidad, marca de la referencia.
Un vino aún en progresión, que alcanzará mayores glorias y que a día de su cata en Vinexpo, me concedió la impresión personal de muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario