viernes, 1 de noviembre de 2013

Campolargo Tinto Baga 2010.



Uno de los momentos más relevantes de mi visita a Vinexpo 2013 guarda relación con esta referencia de la denominación de origen portuguesa Bairrada, para mi una desconocida hasta ese instante, prueba de que catar vinos en ferias y salones sirve para subir peldaños en el eterno aprendizaje de la cultura vitivinícola. Y desde luego, coincidir en su cata con un hombre de vino como Carlos Campolargo, un abogado reconvertido en bodeguero, fue para mi un interruptor de luz, como si yo fuera Luke Skywalker y él una especie de Maestro Yoda.
Veterano, amable, con credenciales suficientes para ser escuchado con atención, los vinos de Portugal y en concreto este monovarietal de la uva Baga, tienen en él una apasionado y serio representante.
Color apicotado con reflejos purpúreos en copa parada, buen brillo en presencia.
Nariz que emite recuerdos de fruta, mucha fruta; roja y negra maduras con puntos de sazonado, ligeras señales especiadas, fondo balsámico, hierbas silvestres.
La boca refleja signos de potencial, pero el vino aún evidencia una juvenil robustez por momentos algo desbocada, con la acidez prolongada con aporte de frescura, plantea unos taninos robustos, que giran en torno a una base de amargor y dulzor, que presentan cierta sensación de astringencia, sabrosa eso sí; con el nivel de persistencia en clave media alta.
La retronasal envía recuerdos de frambuesas y cerezas, arándanos, con una seña de salinidad y otra especiada no muy marcada, el perimetro es claramente balsámico, dando en última instancia un punto floral y herbáceo.
Vino intenso que tiene que afinar su viveza, aún excesiva.
En cualquier caso, es uno de esos vinos que unos sabe que progresará adecuadamente. Le quedan unos meses de afinado en botella. De momento, lo califico entre recomendable y muy recomendable. Subirá en nivel de gloria.



No hay comentarios:

Publicar un comentario