miércoles, 6 de noviembre de 2013

Bodegas LAN Culmen Reserva 2007.


Vino catado durante mi asistencia al DWCC 2013, celebrado en Logroño hace unos días.
Ochenta y cinco por ciento tempranillo, con un quince por ciento adicional de graciano, y veintidos meses de maduración en barricas de madera nueva de roble francés de las tonelerías Allier y Tronçais.
Copa parada que muestra un color apicotado intenso y oscuro, reflejos violáceos.
Nariz de buena intensidad aromática, recuerdos oscuros en cuanto a fruta, enviando evocaciones de moras, arándanos y frambuesas, balsámicos y lácticos, finos especiados dulces, un punto de salinidad, aunque en el conjunto aromático muestra una compleja y prolongada nota de fruta, que comparte expresión roja y negra.
La boca arranca con plenitud de matices frutales, buen despliegue de dulzor, linea de acidez de buena intensidad, integrada en el conjunto, los taninos expresan dulzor y tendencia fundente, hay buena persistencia, con la retronasal que envía sensaciones de moras y frambuesas, ligero tono balsámico, tono láctico bien matizado, con ahumados y tostados sugerentes, y en la parte final un elemento especiado complejo, que apunta vainilla y clavo, incluso nuez moscada.
Final muy en clave de terruño, salinidad y tierra mojada, notas estas livianas y no marcadas en exceso.
Lo catalogaría como un vino más frutal que mineral, y que tiene vida por delante.
En el presente lo califico entre recomendable y muy recomendable.
Veremos cuál es su progresión...

No hay comentarios:

Publicar un comentario