martes, 8 de octubre de 2013

Viña Ijalba Maturana Blanca 2012.


Vino catado durante mi reciente visita a la Cofradía de Vino de Rioja, cuya sede se encuentra localizada en la logroñesa calle del Horno, y tras cuyas paredes se esconde una auténtica pasión por el vino riojano y por la cultura que este despliega.
Y catar una varietal tan riojana como la maturana blanca, en un lugar tan emblemático, es parte de esa pasión, de ese amor a una tierra, a sus gentes del vino y a la propia tradición, presente y futuro de una denominación.
No todo el mundo sabe, y yo lo sé a través de los escritos divulgadores de esta bodega logroñesa, que la maturana blanca es la primera de las variedades que posee una referencia histórica descrita de cuantas podemos relacionar directamente con la denominación Rioja, referente que data del año 1622.
Vino elaborado con frutos procedentes de las dos hectáreas de viñedo de maturana blanca, que la bodega posee en propiedad, desarrollados con cultivo ecológico.
Tras la vendimia, con el fruto ya en bodega, se procede a un prensado suave, con un posterior desfangado en frío, fermentado con levaduras autóctonas en barricas de madera de roble francés, en contacto con sus lías, con battonage diario durante cuatro meses.
En copa parada muestra un color amarillo pálido con reflejos verdosos. Nariz que ofrece una buena complejidad, con larga capacidad de expresión, cítricos suaves, manzana golden, ciruelas claudia, piña y lichis, con una buena traza de hierba verde fresca, flores blancas y algunas notas balsámicas, mentoles muy ligeros.
La boca establece un arranque con buena esencia frutal, línea prolongada de acidez, en el recorrido aprecio una buena seña de frescor, con una textura medio untuosa, firme y con buen nervio.
Es un vino largo con buena seña de persistencia, tono cítrico sabroso, hace salivar, marcando la retronasal tonos de fruta cítrica, limón y pomelo; fruta blanca con y sin hueso, algunos matices tropicales, herbáceos y balsámicos sugestivos, un pequeño guiño final de amargor, las sensaciones se muestran prolongadas.
Un vino que califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

2 comentarios:

  1. Probada la añada 2011 en una presentación de Viña Ijalba en Alicante. Coincido bastante contigo en tu cata. Mi resumen del vino fue: "Un vino interesantísimo y que gustó mucho."

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. A mi me ha parecido la mejor Maturana Blanca de cuantas he catado a día de hoy Buena añada si señor !

    ResponderEliminar