sábado, 12 de octubre de 2013

Pago de los Capellanes Tinto Joven Roble 2012.


Vino catado durante mi asistencia a Vinexpo 2013.
¿Qué decir de la bodega Pago de los Capellanes?. A estas alturas todos los que de un modo u otro estamos inmersos en este mundo fascinante de la cultura vitivinícola, sabemos que este dominio vitivinícola de Pedrosa de Duero se encuentra situado por propia condición y por la calidad de sus vinos entre los más destacados de la denominación Ribera del Duero, ya no sólo por aceptación, sino también por su tratamiento varietal de la tempranillo, que se expresa con frescura y franqueza en cualquiera de sus referencias.
Este tinto joven, etiqueta básica de la bodega; se elabora con uvas cien por cien tempranillo, con frutos procedentes de viñedos en propiedad, asentados sobre suelos arcillo calcáreos, cinco meses de crianza en barricas de madera de roble francés de medio tostado.
Selección de fruto tras la vendimia, con prefermentación en frío al llegar la uva a bodega, fermentación alcohólica espontánea, sin sumar levaduras, encubado de veintidós días, con remontados y bazuqueos diarios. Posterior sangrado de depósitos y comienzo de la maloláctica, que dura veinticuatro días, con control de temperatura. Trasiego con separado de lías, e inicio de la crianza durante cinco meses. Después de este tiempo, se lleva el vino a depósitos en donde se le aplica una suave filtración, y se procede al embotellado.
En copa parada el vino muestra un color apicotado limpio y brillante, con reflejos purpúreos.
Nariz de fruta roja madura, muy intensa en cuanto a fruta, expresando lozanía, pero completando su esencia con tonos herbáceos, especiados, algunos lácticos y flores rojas.
La boca supera a la nariz, amaneciendo con un arranque en donde el tono frutal se muestra intenso, desplegando frescura junto a una larga traza de juvenil acidez, pulposidad, chispeante en algunos momentos de su avance por boca, enérgico y con los taninos maduros y sabrosos.
Hay equilibrio, tiene la fruta por bandera, y es un vino armado de una profundidad muy sugestiva.
En la retronasal aporta notas de fresas y ciruelas rojas y negras, vainillas, apuntes de regaliz y pétalos florales, lácticos y tostados menos marcados.
La juvenil tinta fina burgalesa bien acompasada y muy alegre, en una cata para celebrar.
Califico esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario