martes, 22 de octubre de 2013

Herederos del Marqués de Riscal Verdejo 2011.


Otra repesca de mi agenda en el iphone.
Con fecha 2 de Octubre de 2010, publiqué en este blog una entrada con esta misma etiqueta en edición de añada 2007, y con fecha 5 de febrero de 2012 podrán encontrar la referente a la edición de añada 2010.
Es un vino que acostumbro a catar y degustar en compañía de mi suegro, y en esta entrada refiero la edición de añada 2011, que caté ya hace un tiempo y cuyas notas tengo apuntadas, habiendo quedado en el olvido.
Fermentado del mosto en depósitos de acero inoxidable con control de temperatura, esgrimiendo en copa parada un color amarillo pálido con reflejos verdosos.
Nariz con fruta blanca, manzana y cítricos, apuntes herbáceos, flores blancas, con algún punto balsámico suave.
Boca suave desde el comienzo, con la fruta bien amparada, acidez media, textura medio untuosa, fino y no prolongado en exceso. Me da la sensación, siempre en este vino y añada tras añada, que se queda a medio camino en cuanto a longitud e intensidad. Desde luego me reafirmo en que no es una de mis etiquetas preferidas de la casta verdejo de cuantas figuran en el mercado, escrito esto siendo políticamente incorrecto, ya que me consta que es una referencia bastante aplaudida por la mayor parte de la crítica, al menos por la oficialista.
Es un vino que presenta corrección pero que desde luego no presenta la personalidad suficiente como para considerarlo apabullante.
Mantiene una regularidad pero en cuanto a peso y llegada final, lo considero muy justo.
La retronasal es cítrica, tiene fruta de hueso, herbáceos y florales, y una seña vegetal en el epílogo.
Si las dos añadas catadas con anterioridad me resultaron decepcionantes, en esta, correspondiente a la añada 2011; me decanto por un aprobado justo. Algo voy avanzando...¿ó será que me voy haciendo mayor?.

No hay comentarios:

Publicar un comentario