domingo, 20 de octubre de 2013

Gastronomía : Cerveza Artesana Caelia.


Agradezco a Marcos Sanz Benito su desinteresada colaboración con mi proyecto de difusión de la cultura gastronómica, mediante el envío de varias muestras de sus cervezas artesanales, una de las cuáles me dispongo a comentar tras su cata y degustación.
Marcos sigue la tradición cervecera castellano leonesa, y más en concreto de la provincia de Soria, que ha estado ligada históricamente a estos espumosos menesteres, ya que la cerveza más antigua de Europa se liga a la población de Ambrona, remontándonos a cuatro mil cuatrocientos años, gracias al hallazgo de restos arqueológicos personalizados en vasijas de la Edad de Cobre, continentes de esta bebida. El trigo como cereal daba como fruto una cerveza soriana que los antiguos romanos ya pudieron disfrutar en sus correrías por la península ibérica.
Marcos y su familia pueden sentirse orgullosos de ser los primeros artesanos cerveceros de la Soria actual, y en el proceso de elaboración de esta Caelia oscura, figuran métodos artesanos, sin uso de maquinaria, con una base primaria de agua y dos tipos de malta en infusión, creando un mosto azucarado al que añadiéndole dos clases de lúpulo y levadura, da como resultado esta cerveza profunda y ligera, con un noble fermentado que confiere al conjunto gas y alcohol.
Tiene segunda fase de fermentación en botella, sin colorantes ni aditivos de ningún tipo, ejemplo de naturalidad, ni siquiera pasteurización.
Debo manifestar mi satisfacción plena con esta Caelia oscura, tostada, sabrosa y muy equilibrada.
El Triskel soriano, impreso en la etiqueta;  da paso a un producto alimenticio que escenifica en jarra un color marrón oscuro con una espuma gallarda, amplia y que ofrece en el inicio un esbozo blanco beige y amarronado. Hay cierta sensación de turbidez en el inicio, pero va desapareciendo, dando en vía aromática evocaciones de regaliz y café, señas de frutos secos, estas menos intensas; conjunto aromático tostado.
Tiene pocos recuerdos aromáticos de levadura, y durante su entrada en boca se muestra plena, al principio más ligera, según avanza va ganando enteros en cuanto a concentración, buena nota de amargor equilibrada y bien ajustada al conjunto, intensa en buena seña, vuelve a recrear en su contacto con el paladar apuntes de café, con la levadura algo más marcada que en la fase aromática, menos recuerdos de regaliz y buen empaque malteado.
Sin llegar a ser una cerveza muy densa, tiene perfil de muy intensa en su expresión, sabrosa, con muy buena nota de equilibrio, volumen, lúpulo bien presente, perfecta integración de alcohol y carbónico
Me ha encantado, y la califico en mi grado personal de satisfacción entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario