viernes, 18 de octubre de 2013

Château de La Dauphine 2010.



Mi más sincero agradecimiento a Jean Halley y su familia al completo por el envio desinteresado de esta muestra correspondiente a la añada 2010, para mi cata y análisis personal.
Los Halley son propietarios de este dominio sujeto a la apelación Fronsac, desde el año 2001, fecha en la que lo adquirieron de manos de la familia Moueix.
Con treinta y cinco hectáreas de viñedo en propiedad, Château de La Dauphine tiene como representante directo a Guillaume, hijo de Jean, y cuentan desde el año 2012 con Michel Rolland como consultor externo, siendo con anterioridad Denis Dubourdieu quien ocupaba este cargo.
En la añada que nos ocupa, estamos delante de una conjunción varietal de noventa por ciento merlot y diez por ciento cabernet franc, expresando en copa parada un color apicotado profundo, con buen brillo, y reflejos violáceos. Nariz que envía recuerdos plenos de fruta roja y negra maduras, con apuntes de flores violeta, vainilla y tostados suaves, fondo de cacao, sensaciones balsámicas en el perímetro aromático.
Boca con viveza y carnosidad, magnífica traza de dulzor, con buen despliegue de acidez, en el recorrido aporta buena frescura, cremosidad, ducha de fruta en el paladar, taninos golosos y firmes, por momentos uno imagina estar mascando fruta, equilibrado y elegante, potente pero sin estridencias, muy buena seña de persistencia, con la retronasal enviando recuerdos de moras y arándanos, frambuesas, vainilla y cacao, con un fondo pleno de regaliz y lácticos. La fruta en la retronasal aparece con una marca más licorosa. Prolongado.
Lo califico en esta añada 2010 como más que muy recomendable. Tiene mucha vida por delante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario