jueves, 24 de octubre de 2013

Champagne Nicolas Maillart Les Chaillots Gillis Blanc de Blancs Extra Brut 2004.


Un champaña monovarietal de chardonnay como este, merece la calificación de premier cru, no sólo por su procedencia varietal, es un premier se mire por donde se mire, su elegancia es impecable, su frescura rotunda y la ampulosidad e intensidad, siempre apreciable.
El dominio champanero Nicolas Maillart tiene el caché suficiente para apreciar sus referencias como privilegiadas, plenas en condición vinosa, da casi verguenza hablar de redondez, la duda ofende.
Diferentes parcelas, colinas expuestas al sur, diversas composiciones de terreno, prensado por gravedad en bodega, mimo en el proceso, vinificado en depósitos de madera, battonage, larga maduración en roble, sin filtrados, degorgée manual, y afinado durante tres meses antes de salir al mercado para nuestro gozo y disfrute.
En copa parada muestra un color amarillo pálido con reflejos dorados, a pesar de ser una añada 2004 no muestra aún un color demasiado avanzado. Nariz plena de belleza frutal, cítricos y manzana verde, pastel de limón, alguna huella de levadura no muy intensa, tostados y en el final del perfume una seña mineral plena, punto ferroso y punto yodado, compartiendo escenario.
La boca es magna, plena en el arranque de frescura, con una traza de sabrosa acidez, textura cremosa, con buena envolvencia y gran equilibrio. Aporta una condición vinosa franca, con sapidez, buen relieve que atrapa la boca, deja sensaciones de naturalidad, de franqueza varietal, con las influencias de la madera, siempre en segunda instancia.
Muy buena persistencia. La retronasal imprime evocaciones frutales y florales en primer lugar, hay notas de pastelería y vainilla, los cítricos se reunen con livianas huellas de mantequilla fresca, tostados y de nuevo esa compleja y sugestiva punta mineral, que enamora, que nos da noticias de terroir, aires de Bouzy, sello rocoso, elegancia y distinción.
¿Qué quieren qué les diga?. Uno de los mejores champañas que he catado en mi vida, en una añada prodigiosa. Lo califico como más que muy recomendable, necesario y magistral.
Me arrodillo ante Les Chaillots Gillis...

No hay comentarios:

Publicar un comentario