viernes, 4 de octubre de 2013

Bodega Mambrilla Alidis Crianza 2010.

 

Mi agradecimiento a los responsables de la bodega burgalesa Mambrilla por su colaboración desinteresada con este blog de cultura vitivinícola, mediante el envío de esta muestra de su crianza en edición de añada 2010, al objeto de mi cata y análisis personal.
Vino que acredita catorce meses de maduración en barricas de madera de roble francés y americano, y cuya base monovarietal es la uva tempranillo.
Su vinificado se realiza con un proceso de selección del fruto, tras la vendimia; basado en grado de los mismos y en antiguedad de la viña, con retirada de los raspones en la despalilladora, tras de lo cuál, comienza el proceso de fermentación, con remontado del mosto desde abajo a arriba con temperatura constante. Posterior descube, previa separación de sólidos, pasando el vino a los depósitos de almacenamiento. Maceración durante veinticinco días, con contante temperatura.
Copa parada con color apicotado intenso, reflejos violáceos.
Nariz en donde recojo recuerdos de frura roja madura, con notas especiadas dulces, tostados muy ligeros y un acento balsámico y láctico, que me satisface y que desemboca en un punto mineral no demasiado marcado. Amplio en su entrada, con buen marchamo de dulzor frutal, línea media alta de acidez, taninos golosos y aún firmes, precisan de más tiempo de afinado, a pesar de no mostrarse agresivos sino que más bien resultan sugerentes.
Buena estructura vinosa, con una real persistencia, plena.
Retronasal que abunda en ciruelas rojas y cerezas, vainillas y algún punto de regaliz, lácticos y torrefactos, estos aún incipientes.
Un vino que ya es plenamente satisfactorio, pero que ganará más enteros con algunos meses más de paciente guarda en botella.
De momento lo califico como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario