viernes, 25 de octubre de 2013

Bares qué lugares...Vinos y Pinchos : Juan y Pinchame Logroño.




Dicen que la croqueta tiene su origen en la gastronómica francesa, si bien España tiene una profusa trayectoria como hogar de este manjar, en el que la bechamel juega un rol de suma importancia.
Las croquetas del establecimiento Juan y Pinchame, localizado en el corazón mismo de la calle Laurel, tienen el sello de calidad que otorga una elaboración artesana y casera, de hecho su fritura magnífica el resultado final, logrando una crujiente y sabrosa parte externa, conteniendo en el caso que nos ocupa una masa cremosa, fina, con un original matrimonio entre espinacas y piñones, fusión de ingredientes que se utiliza muy a menudo en Cataluña para alumbrar unos canelones rellenos dignos de aplauso.
Las croquetas de este bar de la logroñesa calle Laurel tienen un punto de brillo, una estructura más que digna y un punto de sabor que no pasa desapercibido al paladar.
Para acompañar este elogio de la bechamel, elegí el vino Valsarte en edición de añada crianza 2008, referencia de la bodega Solana de Ramírez, con un perfil clásico, en la línea del romanticismo vinícola de Rioja, con la seña del aporte de madera presente, escoltando de cerca a la fruta, la tempranillo en sazón, especiados dulces, tostados y alguna seña de cuero, color en copa parada que muestra cierta progresión, con tonos rojos picotas y reflejos granas, línea media de acidez, buena prolongación, algunas notas de calidez en el recorrido, paladar que se llena de dulzor frutal, los taninos finos y golosos, hay una seña de salinidad, tiene media persistencia.
Retronasal con ciruelas rojass, vainillas y cuero, ebanistería, punto de fondo láctico no muy marcado.
Lo califico en esta añada 2008 como recomendable.
Rioja de siempre y para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario