sábado, 26 de octubre de 2013

Bares qué lugares...Vinos y Pinchos : DO Laurel Logroño.



En la calle Laurel abundan las esencias de Rioja y en el establecimiento DO Laurel, situado en el número cuatro de esta ya legendaria calle logroñesa, las esencias se cristalizan en tapas como la presente, que pude degustar en fechas recientes.
Se trata de una bola rellena de solomillo y bechamel, con el aporte de guindilla suficiente como para manifestar un perfil de picante lustroso, no demasiado recargado, amable aunque intenso.
En esto de los pinchos picantes que pueblan las barras de Rioja hay para escribir mucho. Lo comenté con el responsable de barra del DO Laurel, me gustó la intensidad de este apéndice de guindilla, calienta la boca pero sin quemar, subyace al inicio por encima del vino, pero termina muriendo tras haber servido de agitación al paladar. No es destructivo, acaricia como una novia juguetona, su agresividad es pasajera y sabrosa.
En la cocina de DO Laurel bautizan la parte principal del pincho con el aceite de las guindillas riojanas, fundiendo el conjunto y logrando un buen equilibrio, nada de estridencias malsanas, lo cuál cuando hablamos de picante, termina agradeciéndose.
La mezcla de carne y bechamel tiene sustancia, pero el éxito del pincho es su nota punzante pero no hiriente.
Para escoltar la tapa seleccioné un vino de Haro, Gómez Cruzado Vendimia Seleccionada en edición 2012, vino monovarietal de tempranillo, esculpido con frutos procedentes de viñedos con una media de antiguedad de más de treinta años, elaboración esmerada, que incluye tres días de maceración pre fermentativa, con remontados diarios, fermentación en depósitos de acero inoxidable, maduración de cinco meses en madera nueva de roble francés, incluyendo maloláctica.
Vino de color apicotado con reflejos purpúreos, nariz de buena fruta roja madura, notas lacticas y balsámicas, con apuntes de ebanistería. Hay tostados ligeros. Equilibrio en el perfume, teniendo el arranque en boca buena nota de dulzor, desplegando línea media de acidez, sensaciones balsámicas en el paladar, taninos fundentes y golosos, aprecio una débil y gustosa nota de astringencia. Hay buena seña persistente, con la retronasal mandando guías de ciruelas, cerezas y fresas, vainilla, regaliz y flores rojas.
Intenso, tiene en el punto final un sabroso amargor, que prolonga sus sensaciones.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.
Una armonía con denominación de origen Laurel...

No hay comentarios:

Publicar un comentario