lunes, 21 de octubre de 2013

Armonías : Champagne Moussé Fils Rosé Tradition y Queso Luna Nueva de Quesería Elvira García.






Mi más sincero agradecimiento a los responsables de estas dos elaboraciones alimenticias, la bodega champanera francesa Moussé Fils y la quesería avulense Elvira García, por su desinteresada colaboración con mi blog, mediante el envio de muestras.
Esta quesería localizada en la población de El Barraco tiene un propiedad una ganadería de setecientas cabezas caprinas de la raza malagueña y su Luna Nueva, bello nombre para un queso; es una coagulación láctica de corteza enmohecida y rugosa, en cuya elaboración ha participado de modo apasionado toda una familia, implicada de modo profesional en el proyecto.
Base de leche cruda con afinado y maduración en cámaras, textura cremosa y sugerente punto ácido, con el perfil caprino bien desplegado, hay aromas que evocan micología y matorral de monte bajo, en su presencia hay tonos de colorido blanquecino, rotos por la sensación grisacea externa que se complementa con algunos puntos cromáticos amarillentos y anaranjados difusos, prendidos en la rugosidad.
Es bastante compacto y presume de poca cantidad de ojos, si bien si se le encuentran algunos irregularmente repartidos por la pasta.
En su paso por boca, manifiesta con franqueza la procedencia caprina, hay evocaciones de nata, yogur y frutos secos, siendo estos menos marcados.
Equilibrado, se siente la leche a cada bocado, y defiende con láctico orgullo el estandarte de la cabra costeña, magnificando con untuosa personalidad las características propias de uno de nuestros animales tesoros de la ganadería española.
Sabroso, un queso de cabra apto para todos los públicos, me ha gustado, y más aún encauzando su consumo con un champaña rosado como este referente de Moussé Fils, que me fue enviado por Cédric Moussé, desde la localidad francesa de Cuisles, en donde se ubica la bodega.
Con cinco hectáreas y medio de viñedo en propiedad disponibles para una elaboración que cuenta en su base varietal con un champagne, ochenta por ciento pinot meunier y veinte por ciento chardonnay, y un veinte por ciento de vino tranquilo de pinot meunier.
Color rosa frambuesa y grosella, perfecta sensación de carbónico, nariz plena de fruta, tiene apuntes de fresa, cereza y bayas silvestres, con notas de pétalos florales, alguna punta láctica, frescura y viveza aromática. Boca que arranca con buena nota de fruta, desplegando una perfecta traza de acidez, hay sabrosa frescura en el avance, textura ligera, buen equilibrio, con media alta seña de persistencia. Retronasal que apunta frutas rojas, pétalos de rosa, mantequilla y pastelería, suavidad y fruta en primera instancia.
Es un champaña rosado que casa de mil amores con un queso de cabra de estas características y cuyo enlace provoca auténticas sensaciones que podría definir sin atisbo de rubor, como sensuales, siempre gastronómicamente hablando, claro está.
En todo caso, dos referencias que recomiendo sin dudar un solo instante.

1 comentario:

  1. Por favor, no escriban mousse con acento en la e! Es "mus" y no "musé "

    ResponderEliminar