miércoles, 30 de octubre de 2013

Aítala Bianco 2012.


Uno de esos vinos blancos de la zona italiana del volcán Etna, sabroso, untuoso y aromático, sugerido por una conjunción varietal de carricante y catarratto minnella, con la bodega Aítala Vini, propiedad de la familia Trefiletti, que rinde culto a su fundador, el hombre de Novecento, Carmine.
Los legendarios viñedos en terraza que ocupan los campos cercanos al volcán, dos de las castas blancas principales de esta zona geográfica y un buen perfil de complejidad, se juntan para dar vida a este vino blanco que caté durante mi asistencia a Digital Wine Communications Conference, sugerido por una de mis futuras camaradas de la Cofradía del Vino de Rioja, que estaba al cargo de la mesa de cata de los vinos del Etna.
Color amarillo con algunos reflejos verdosos, buena personalidad aromática con evocaciones de cítricos y fruta blanca con hueso, pétalos florales blancos, epílogo con trazas nobles de mineralidad, boca plena que arranca con una buena seña de dulzor frutal, prolongada seña de frescura, volumen y una sugerente salinidad que copa la llegada del vino al paladar, entorno frutal en la retronasal que finaliza con una buena huella de roca y cuarzo, es persistente y denso.
Me ha llamado plenamente la atención su carácter y la originalidad de ese sello basáltico, que configura un buen tono mineral.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario