miércoles, 4 de septiembre de 2013

Weinlaubenhof Kracher Nouvelle Vague Grande Cuvée Trockenbeeren Auslese Nummer 6-2008.


Vino catado durante mi asistencia al salón de vinos El Alma de los Vinos Unicos, celebrado ya hace unos cuantos meses en la ciudad de Burgos.
Elaborado con una base varietal de sesenta por ciento chardonnay y cuarenta por ciento Romanic Riesling, ó lo que es lo mismo Welschriesling, varietal esta última cuyo origen pretenden por igual croatas, italianos y franceses, sin que esté bien definido. De hecho la uva, conocida en tierras croatas como Grasevina, tiene en el presente notable representación en Hungría, Eslovenia, Austria y República Checa, además de en la Republika Hrvatska.
Es una varietal muy versátil que aporta buena frescura y sabrosa acidez a los vinos, y que en este caso se complementa de brillante manera con la más conocida chardonnay.
Kracher es una bodega con un perfecto sello en cuanto a calidad, elaborando una amplia colección de vinos, siempre legendarios en cuanto al perfil de vinos blancos dulces, con la huella del Burgenland como aval.
En la vinificación aparece el informe de fermentación y maduración de la chardonnay en barricas de roble nuevas, y en cuanto a la welschriesling, barricas nuevas de roble de mil litros, todos ello durante un periodo de veinte meses.
En copa parada el vino muestra un color amarillo dorado de cierta intensidad, buen brillo.
Nariz que aporta recuerdos de fruta de hueso, con cítricos, miel y flores blancas y amarillas, dejando para el final del perfume una seña de mineralidad contenida, que se reproduce con más intención en la posterior fase retronasal.
Intenso en la entrada, mostrando notas cítricas, dulzor y acidez bailando un vals, textura untuosa, hace salivar, ritmo mantenido, envolvente y con el frescor frutal bien trazado. Buen volumen y equilibrio, con despligue de longitud. Retronasal que manda sensaciones de limón y pomelo, confitura de melocotón, miel y flores, alguna suave nota especiada y un final de contenido mineral y cremoso, apunto en la agenda de mi iphone "crema de frutos secos", y aunque algunos alucinarán con este punto, explico que me ha recordado a una mezcla de avellanas y crema chantilly.
Completo, sabroso y pleno de viveza.
Me ha encantado.
Lo califico en esta añada 2008 como más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario