viernes, 13 de septiembre de 2013

Solabal Muñarrate Tinto Joven 2012.


Vino catado y degustado durante una reciente visita al establecimiento La Taberna del Tío Blas, localizado en la muy logroñesa calle Laurel.
De viñedos con una edad de quince años asentados sobre suelos de composición arcillo calcárea, se obtienen los frutos de tempranillo, que ya en bodega se someten a un primera fermentación alcohólica con control de temperatura, descubando sin que esta haya llegado a su fin. Posterior es la maloláctica que surge de modo espontáneo en depósitos de acero inoxidable, seguida por un trasiego y una final estabilización.
En copa parada exhibe un color apicotado con reflejos purpúreos, nariz en la que atisbo recuerdos de frutas rojas y negras maduras, suaves y ligeramente confitadas, hay notas balsámicas y hasta cremosas, aunque estas más débiles.
La boca es pulposa, con buena entrada en donde el tono de dulzor manda, desplegando a continuación un acidez de media intensidad, taninos golosos y finos, no muy pronunciados; hay buena traza de persistencia.
El vino llena el paladar con buen potencial.
Retronasal que aporta ciruelas rojas y frambuesas, algún matiz de flores rojas y un final en donde el carácter balsámico de la vía nasal se hace más marcado.
Tiene viveza y es un vino de trago amable.
Lo califico en esta añada 2012 como muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario