sábado, 28 de septiembre de 2013

La Bodega de Alboloduy Colección Cristina Calvache Blanco 2012.



Un auténtico placer recibir segundas muestras de vinos serenos y francos como los de la familia Calvache, un lujo también cuando estamos hablando de referencias vitivinícolas elaboradas con frutos procedentes de un lugar tan emblemático y natural como es la Ribera del Andarax, en el Paraje Alcozayar, localización con un paisaje singular, que añgún día tendré que conocer in situ para incluir en este blog un reporte merecido y que sin duda aportará un punto más de cultura vitivinícola tanto a mi, como a mis lectores habituales.
Francisco y Cristina Calvache, padre e hija, dos personas que desprenden ilusión y pasión, no sólo en directo, lo cuál me consta; sino también en sus escritos y aportes a través de las redes sociales. Cuestión esta que algunas empresas alimentarias y vinícolas debieran imitar.
Traigo hoy al blog la añada 2012 de su vino blanco seco, sugerido con una base varietal de la uva autóctona de la zona, la Jaén Blanca, cultivada en secano sobre suelos pizarrosos, enclavados en laderas. Frutos del paraje Montenegro, con viñas a mil metros de altitud.
Del tres de noviembre de 2011 data mi anterior crónica de cata referente a esta misma etiqueta, en edición de añada 2010.
Debo manifestar que si bien aquel vino me encantó y lo califiqué como muy recomendable, en esta ocasión mis impresiones incluso mejoran.
En copa parada muestra un color amarillo pálido con reflejos dorados e incluso alguno rosáceo de menor intensidad. Nariz de buen empaque aromático, cítricos, fruta blanca con hueso y manzana. Suaves guiños de flores blancas y amarillas, intensidad media alta.
La boca tiene un magnífico arranque de fruta y frescor, este se acrecienta con el despliegue de la traza de acidez, longitudinal y sabrosa, bien integrada; con una textura medio untuosa, en todos los momentos de su trayectoria desarrolla señas frutales, con la fase retronasal que abunda en manzana verde, albaricoque, piña menos marcada, jazmín y acacia, con un tono en el epílogo que deja una espléndida huella de salinidad, muy evocadora y que alarga las sensaciones del vino en boca.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.

No hay comentarios:

Publicar un comentario