sábado, 21 de septiembre de 2013

Domaine Berthelemot Pommard Noizons 2010.


Vino catado durante mi asistencia a Vinexpo 2013.
Un monovarietal de pinot noir sugerente, atractivo, lleno de nervio y con la viveza y elegancia necesaria, aún y con una evidente juventud vinosa; para enamorar.
Dominio borgoñés fundado en el año 2006 por Brigitte Berthelemot, mujer de vino que con anterioridad había cargado su depósito personal de experiencia en la también francesa zona vinícola del Loire. Junto con el enólogo Marc Cugney formó un equipo que elabora vinos blancos y tintos, estos últimos sugeridos por las condiciones de Pommard y Beaune.
Color apicotado intenso en copa parada, con buen brillo y reflejos grana y purpúreos. Nariz de fruta negra madura, con sensaciones que me recuerdan en segunda línea a notas silvestres verdes muy suaves, matorral de bayas silvestres, té rojo y olor de olivo, este en clave liviana.
Es profuso en su entrada en boca, dando una buena huella de extracción, media alta acidez, taninos finos y golosos, textura aterciopelada, buena clave de persistencia.
La retronasal repite las sensaciones de la fase aromática, aunque muestra junto a la fruta negra madura, algunos detalles de frambuesas y grosellas, con un final, tras el despligue de complejidad referido lineas más arriba en el aroma; que añade un sugerente y atractivo punto de terrosa mineralidad.
Grande, y aún lo será mucho más. Uno de esos vinos que merece la pena guardar para disfrutar de una gloriosa progresión temporal.
Lo califico en esta añada 2010 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
A buen seguro, alcanzará mayores cotas de gloria.

No hay comentarios:

Publicar un comentario