domingo, 22 de septiembre de 2013

Bodega Clásica Hacienda López de Haro Crianza 2010.


Referencia que pertenece al proyecto Vintae, con José Miguel Arambarri Terrero como guía de operaciones, y que adelanto, es el que menos sensaciones me ha aportado, de cuantas etiquetas y denominaciones he podido catar dentro de la amplia galería de etiquetas del grupo.
Tempranillo, garnacha y graciano forman la base varietal de este crianza en edición de añada 2010, con maduración en barricas de madera de roble francés y americano, dieciocho meses de crianza.
Dentro de un cauce de correcta presentación en copa parada, color apicotado con reflejos violáceos, la nariz se muestra frutosa, pero un tanto simple, sin que exista una certera intensidad. La fruta roja madura adolece de la gracia suficiente como para atrapar, de hecho predomina sobre cualquier otra sensación, ya que la madera ni siquiera aparece. Dicen algunos que es lo ideal, personalmente soy de los que en un crianza agradezco, siempre en papeles secundarios; un toque ajustado que nos recuerde que el vino ha sido madurado, tal y como presume la etiqueta. Todo en esta vida tiene su rol y la madera en un vino de crianza de Rioja, también lo tiene.
Boca simple en la entrada, fluidez en demasía, con livianas notas en el paso, aportando poca densidad y menores notas de persistencia. Es un vino de los que llamo de trago fácil, pero la facilidad a veces resulta aburrida. Retronasal que habla de ciruelas rojas, y poco más, ¿tal vez algún balsámico?.
Apelando a mi habitual sinceridad, no me ha gustado.
Lo califico en esta añada 2010 como decepcionante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario