jueves, 26 de septiembre de 2013

Áster Finca El Otero 2009.


 De una parcela plantada en el año 1961 surgen los frutos de tinta fina con los que se elabora este vino tinto de Ribera del Duero, que la bodega Áster, sucursal burgalesa de La Rioja Alta; con un previo envejecido en barricas nuevas de madera de roble francés, durante un periodo de catorce meses.
Catado y degustado durante una visita a la bodega del jarrero Barrio de la Estación, el vino presenta en copa parada un color apicotado intenso con reflejos violáceos y buena sensación óptica de densidad.
La nariz presume de fruta negra acompotada, ligeros tostados y un punto balsámico marcado que ensalza el perfume. Incluyo un matiz de botica, que fue descubierto por la buena nota olfativa de mi esposa, que me acompañaba para la ocasión, y que yo también terminé por apuntar. Me gusta más la boca, es potente y prolongada, cubre el paladar y recrea una buena línea de frescura, mediante una acidez intensa. Tanino potente, aún por afinar, aunque demuestra categoría y presenta un suave amargor en las encías que da sugerentes señas. Hay vinosidad, prolongación, buena longitud, con una muy buena línea de persistencia. Intenso, sabroso y pulposo, con un buen equilibrio. Le queda un tiempo para afinarse mediante una responsable guarda en botella. Retronasal que habla de moras y arándanos, vainillas suaves, regaliz y mentolados, estos en menor medida que aquel; con un final que aporta recuerdos lácticos y que prolonga sus sensaciones.
Lo califico entre recomendable y muy recomendable, podrá subir de escalón con un poco más de tiempo de guarda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario