viernes, 13 de septiembre de 2013

Abel Mendoza Monge Jarrarte Maceración Carbónica 2012.


Dieciseis hectáreas de viñedo otorgan a Abel Mendoza la capacidad para sacar al mercado vinos como el presente, una maceración carbónica con fermentación en depósitos de hormigón, capaz de iluminar el faro de los vinos de Rioja, sin duda gracias a la firme vocación que el viticultor riojano tiene en torno al viñedo y al terreno que lo asienta.
Catado durante una reciente visita a La Tavina de Logroño, en copa parada muestra un color apicotado con reflejos violáceos, nariz de buena fruta, expresa frescura, aportando en segunda instancia balsámicos y notas de pétalos de flores rojas.
Su personalidad es frutal desde la misma entrada en boca, ampuloso, pleno de vinosidad, buena línea de acidez, con una estructura más que digna, profundo y largo en sus sensaciones. Representa uno de esos vinos que enorgullece la maceración carbónica y la hace grande.
Mimado en las formas, rotundo en el fondo, con magnífica seña de persistencia.
Retronasal que aporta cerezas, fresas y ciruelas rojas, algunas resinas y regaliz, y en el final un tono de suave amargor, sabroso y que prolonga su expresión.
Lo califico en esta añada 2012 entre muy recomendable y más que muy recomendable.
Una de las mejores maceraciones de Rioja en esa añada, sin lugar a dudas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario